#160 - Decir no al que pide todo gratis y quedar bien - LinkedIn Sencillo

10:19
 
Compartir
 

Manage episode 288581814 series 1434762
Por David Díaz Robisco descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Crear contenido supone atraer oportunidades profesionales. Sin embargo, hay un inconveniente: también atraes esas personas del todo gratis.

Para saber más visita:

informacionparalaccion.com/160

LinkedIn y la vida real

Como sabes mucho de esto, y a ti no costará mucho, ¿por qué no revisas mi perfil y actividad en LinkedIn y me dices qué podría mejorar?

Si me lo dice una persona que conozco y con la que tengo relación, sin ningún problema. No soy de las personas que mida lo que doy porque espero recibir. Hoy te doy y espero de ti 2. No. Creo que a lo mejor hoy te doy 10 y tú 1. Y cuando pase el tiempo puede ser al revés o más descompensado. Sí que es cierto que intento dar al máximo con las personas con las que coincido en valores.

Si hago toda esta dinámica de dar todo mi conocimiento gratis a todo el mundo, ¿cómo me las ingenio para ingresar dinero? ¿cómo les digo a estas personas que no se lo voy a hacer y quedar bien?

Hoy vamos a ver:

  • Alternativas al no
  • La escalera de productos y servicios
  • Cómo solucionar el problema de las valoraciones negativas

https://youtu.be/RaJzYk5dPYk

Alternativas al no

Ante la situación del todo gratis, yo, lo primero que quiero saber es el grado de compromiso que esa persona tiene consigo misma.

Decir no, sin más, la verdad que suena bastante mal. Todavía es peor que la persona que te ha preguntado con ilusión se quede sin ninguna salida.

A mí lo que me gusta hacer siempre es dejarles contenido. Contenido que suponga que la otra persona tiene que trabajar. Se tiene que autorevisar.

Si después de invertir su tiempo (no el mío), tienen dudas me vuelve a contactar. El primer esfuerzo lo deben hacer las otras personas. No tú. Hay un dicho que dice: Ante el vicio de pedir está la virtud de no dar.

Las dudas tienen su parte buena. A mí me ayudan a crear contenido. Una duda es un contenido. Aprovecha la situación no para presponder a una persona, sino para todas las personas que tengan las preguntas similares. Así que esfúerzate en hacer buen contenido. De esa forma ese contenido te valdrá para muchas personas. Anticípate en ese contenido a todas las preguntas que puedan surgir.

El artículo que más visitas tiene en mi blog es uno que se titula: ¿Recomendar, comentar o compartir? Cómo interactuar en LinkedIn. Honestamente, a mi nunca se me hubiese ocurrido escribirlo. Lo hice porque me lo preguntaban muchas vece lo mismo. En vez de contestar uno a uno, decidí crear un artículo. Y fue todo un acierto.

En mi caso, además, tengo ebooks gratuitos con las preguntas que más me hacen. Les remito a una página donde los pueden descargar.

Y, si la pregunta va relacionada con otros temas, como he escrito tanto es tan fácil como poner en google y buscarla ne mi blog.

Te animo a hacerlo tú también. Pones: site:informacionparalaaccion.com directos de linkedin (si es que directos linkedin fuese la pregunta) El buscador de LinkedIn me da los artículos de mi blog donde salen esas palabras.

No hace falta que tenga archivados todos los artículos. Con esta búsqueda me sale todo lo que he publicado y además refresca mi mente por su puedo mejorar en algo.

¿Sabes cuántas personas vuelven a preguntarme después de leer mi contenido? Puede que menos del 1%.

Para mi ego podría pensar que es porque está muy muy bien explicado y una vez que se lee, se resuelve la duda. Yo creo que no es así. Somos muy cómodos. La gran mayoría ni siquiera han mirado el contenido y no vuelven a preguntar. Quieren que les hagas tú el trabajo.

Si me preguntan y no se lo han mirado te puedo asegurar que se nota mucho. Y así se lo hago saber.

Para esas persona que vuelven a preguntar con sentido, después de haber leído mi contenido, suelo contestar y les suelo invitar a que se apunten a una de mis formaciones para seguir mejorando. Es aquí donde les hago ver que en su caso, con mi atención personalizada irían más rápido.

La escalera de productos y servicios

Aquí viene el segundo problema. Sólo ofrezco un producto y servicio y mi cliente no tiene capacidad adquisitiva. Además, mi cliente así me lo hace saber. Está pasando una mala racha, que hay mucha diferencia entre la capacidad adquisitiva de su país y la de España y así un suma y sigue.

Todo es entendible. A mí me gustaría vivir en un castillo. Me viene muy bien para la salud en todos los sentidos. Incluso para mi salud visual al poder ver mucho más espacio. Mis ingresos no me lo permiten y vivo en una casa normal.

Viajar en primera clase en un vuelo transocenánico es lo mejor. Te puedes tumbar, dormir. Llegas al destino mucho más descansado. Seguro que en clase turista hay personas que les vendría muy bien. La limtación económica hace que viajes en turista. Y no pasa nada. También te sirve para viajar.

Por eso los clientes siempre pueden elegir entre diversas gamas de precios. En función del tipo de producto o servicio que ofrezco, la inversión será menor o mayor.

Cuando solo tienes un producto o servicio y necesitas ventas, cometes el error de bajar tu precio y perder margen. Esa es la solución de los vagos. La buena solución es crear un producto / servicio adaptado a las necesidades de tus clientes.

Con la pandemia yo también tuve que rehacer mis productos y servicios. Y ahora tengo una escalera para que puedas ir progresando sin ningún problema:

Aquí hay que ser honestos cuando un cliente pregunta por una de mis formaciones. Si el cliente me pregunta si puede acceder a mí para que le de ideas de cómo crear contenido de forma específica, le diré que tiene que pasar a mentoría grupal o individual. Dependiendo de su situación. No le diré que empiece con el curso de perfil. Porque ese curso, aunque más económico no resolverá sus dudas. Y si no puede con nada, que compre un libro, escuche el podcast o similar.

Esta es la mejor forma de mantener tu escalera de productos y valor cuidada.

Cómo superar el problema de las valoraciones negativas

Aún así, puedes tener valoraciones negativas. No pasa nada. Las valoraciones negativas dan validez a las positivas.

Cuando ves que todo el mundo opina bien de algo tu pregunta es: ¿serán todas las valoraciones compradas?

Siempre hay valoraciones malas. Y por tres motivos:

  • El cliente recibió un producto o servicio defectuoso. No somos perfectos, alguna vez fallamos.
  • El cliente no estaba bien cualificado. Esperaba algo que no recibió. Por ejemplo compró mi curso de perfil y quería crear contenido. Para eso debería haber comprado la Academia.
  • El cliente tiene envidia y pone un mal comentario por hacernos daño.

El problema no es el comentario negativo. El problema es no tener 10 comentarios más en positivo porque no los hemos recogido. De esto ya hemos hablado en otro artículo que se titula Como pedir testimonios a tus clientes.

Siempre que uno de tus clientes te comente que está contento con tus productos o servicio, es el momento de recoger ese testimonio para hacer frente a los negativos y también para incluirlos en tu carta de ventas.

  1. Hay alternativas al no. Y ahí está el poder crear y ofrecer contenido para que la persona resuelva su problema.
  2. Intenta tener una escalera de productos para adaptarte a la capacidad adquisitiva de tus clientes.
  3. Recoge testimonios en positivo a tus clientes para hacer frente a los negativos que siempre tendrás.

En el curso online linkedin sencillo tengo profesionales que ya lo están haciendo muy bien y consiguiendo resultados con su estrategia en LinkedIn. Si te animas, aquí te dejo un cupón descuento.

CUPÓN 20%: DAVIDBLOG

Recursos mencionados Artículos

Recursos

213 episodios