554. Argumentos universales (1): Un monstruo en casa

19:24
 
Compartir
 

Manage episode 345791569 series 1486331
Por David Esteban Cubero descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.
Hoy comenzamos una nueva serie analizando los diez argumentos universales de Blake Snyder. Ya hablé de ellos en un pódcast de hace cinco años de forma resumida. Esta vez vamos a dedicarle un pódcast a cada uno para que nos queden más claros. Comenzamos con “un monstruo en casa” Muchas gracias por el recibimiento del libro El Formato de Guion. Guía para escribir como un guionista profesional. Un libro que pretende responder a todas las dudas sobre el formato de guion que un guionista pueda hacerse. Es el primer libro en castellano del tema y podéis encontrarlo en Amazon, tanto en la versión kindle como en la versión papel. Y ya están apareciendo las primeras reseñas del libro en la página de Amazon. La primera fue de Solange y llegó de Reino Unido. Decía así “Siempre he sido fan del trabajo de David. Conciso y con seso. Este libro es otra gran colección de consejos que me están ayudando y salvando largas horas de surfeo en la red.” También hay otra de un lector llamado Omar, que dice así: “Por fin, un texto que no solo es una guía bien estructurada y clara, sino que está escrita por alguien que lo hace desde el oficio. Además, es ameno. No es por desmerecer a otros textos (al final siempre me han parecido que tratan la escritura de guion de una manera somera, superficial y que cuentan siempre lo mismo). Estoy disfrutando de la lectura y va a ser de gran utilidad. Enhorabuena, David. Gracias por tu trabajo y generosidad.” Y una tercera de un tal “lector compulsivo”: “Hacía falta un libro así, con los conocimientos básicos (y no tan básicos) para aprender a escribir un guion como los profesionales. David es un gran guionista y un gran comunicador. Muchas gracias por llenar esa laguna en la literatura cinematográfica en España.” Muchas gracias a los tres. La generosidad es vuestra por perder dos minutos comentando en Amazon. Vuestros comentarios son de mucha ayuda. Os recuerdo que en la plataforma de cursosdeguion.com podéis aprender todo lo necesario para escribir guiones y convertiros en guionistas. Cada vez más productos necesitan un guion, no solo las series y las películas, y tener conocimientos de storytelling nos ayuda a contar historias en vídeos, redes sociales y hasta newsletters. Tenemos cursos que enseñan a escribir cortos, largos, series, webseries, documentales, cómics... Hay más de 80 cursos a día de hoy y cada semana salen clases nuevas Hoy continuamos con el curso de Inglés para guionistas. Un curso en el que vemos la parte imprescindible de inglés que deben conocer los guionistas para manejarse en la industria audiovisual. A menudo, una de las mayores dificultades que los estudiantes de inglés encuentran es la pronunciación, por lo que en la décima lección veremos una Guía básica de pronunciación. Los argumentos universales de Blake Snyder Blake Snyder es famoso por su manual de guion ¡Salva al gato! En dicho libro explica su teoría de que los verdaderos “géneros cinematográficos” no son los clásicos (acción, amor, oeste, policíaco…) sino una serie de diez situaciones que se repiten en las películas que más recordamos. En su siguiente libro, ¡Salva al gato! Va al cine, Snyder desarrolla con más detenimiento su teoría de los diez argumentos universales o géneros cinematográficos, como los llama él, refiriéndose a las historias que comparten pautas de narración y personajes. Aprovechando que estamos en Halloween, veremos el primero de ellos: Un monstruo en casa. Un monstruo en casa Un monstruo en casa es uno de los géneros más antiguos y primarios. Blake Snyder lo descubrió cuando su amigo y socio Jim Haggin le comento: ¿Te has dado cuenta de que Tiburón y Alien son la misma película? En las dos películas aparece una criatura muy poderosa que quiere zamparse el reparto, las dos discurren en una comunidad cerrada donde la bestia campa sus anchas y, además, hay un tercer elemento: el pecado. El tiburón ronda las playas de Amity por culpa de la codicia, y por la codicia el Nostromo recoge a la criatura que da título a la película. El verdadero motor de las películas con monstruos es el pecado. Una cosa es que te coman, y otra muy distinta que te coman por algo que has hecho. En este caso, al horror se le añade la culpa. Y gracias a esa culpa, el relato es más jugoso. Pero los guionistas no copian directamente Tiburón, ni se inspiran en él, en realidad fusilan una historia que se remonta a las leyendas de caballeros y dragones de la Edad Media y aún más allá, al minotauro y el laberinto de la antigua Grecia. Llevamos siglos dejando que el monstruo entre en casa, o todo lo contrario, acercándonos a su morada y asaltándola, que es exactamente lo mismo. Las películas que entran en este género tiene tres componentes principales: (1) un monstruo, (2) una casa y (3) un pecado. El monstruo El monstruo de los relatos míticos tiene un común denominador: su poder sobrenatural. Tanto si se trata de un monstruo de verdad, como las bestias de Tiburón y Parque jurásico, de un monstruo doméstico, como los muy humanos de La mano que mece la cuna y De repente un extraño, o de un monstruo en serie, como los psicópatas con afición a la sangre y los cuchillos de tantas películas de terror, todo monstruo ha de poseer un poder sobrenatural. Fíjate en Tiburón. Ese bicho no solo es un tiburón, es un supertiburón con instintos asesinos. Y tiene que matarlo la única persona que además de tenerle miedo a los tiburones le tienen fobia al agua. Ese gran tiburón blanco representa lo que todo buen monstruo debe ser: la encarnación del mal. En muchas narraciones míticas se tiene la sensación de que el protagonista se juega no solo la vida, sino también el alma. Por eso El exorcista y las películas que inspiró, cómo como Poltergeirst o The Ring, nos asustan tanto. Las películas con “monstruo sobrenatural”, en las que el monstruo representa fuerzas que trascienden las tres dimensiones, transmiten la sensación de que si el protagonista no logra sobrevivir, vamos a quedarnos sin algo más que la luz del día. Por eso monstruos menos aterradores como las arañitas de Aracnofobia, o los monstruos que Joaquín Phoenix despacha con un bate de béisbol en Señales, o los que mueren en la Guerra de los mundos, no terminan de funcionar. Monstruos pequeños, películas pequeñas. La casa La casa que nuestro monstruo ataca o invade también es muy importante. En el mito del Minotauro hay que enfrentarse a una criatura mitad hombre, mitad toro, que da miedo, pero luchar contra ella dentro de un oscuro laberinto, es aterrador. Y, se trate de un hotel, como en El resplandor, una base submarina, como en Abyss, o un sótano, como el de Saw, cuánto más pequeña y asfixiante sea la casa mejor. En Atracción fatal, la casa familiar es la unidad familiar en que está atrapada Michael Douglas. En películas como Scream, donde un monstruo en serie amenaza un pueblo entero, la casa es el pueblo, donde los vecinos se sienten prisioneros. Pero son los lugares de verdad aislados, como la nave de Alien, los que demuestran que es mucho más aterrador si metemos a nuestros personajes en un sitio cerrado. El pecado Las películas de terror para adolescentes nos revelan la importancia del pecado. “Folla y muere”, dice el personaje que plantea las reglas del juego en Scream. El sexo ocupa un lugar crucial en las películas para adolescentes porque en la adolescencia el sexo es la gran novedad… y asusta. Para adultos, pecados como anteponer la carrera profesional a la familia, como El Exorcista o The Ring, o poner por delante del bien personal el bien común, que es lo que ocurre en Tiburón cuando los caciques del pueblo abren las playas para no perder el dinero que ganan en verano. Sin pecado no hay monstruo en casa. Parte del miedo consiste en que el protagonista oyó el timbre, acudió a abrir la puerta y dejó pasar al monstruo. El medio hombre En muchas películas con monstruo aparece un personaje que Blake Snyder llama “medio hombre”. Se trata de un superviviente que ya se encontró con el monstruo, o conoce la verdadera naturaleza del mal que encarna y salió mal parado. El medio hombre nos permite revelar el mito del monstruo. Gracias a él el protagonista se hace una idea de los peligros a los que se enfrenta. Muchos “medio hombre” terminan muriendo en la parte "todo está perdido", hacia la página 75 del guion, por eso son los desgraciados mentores de la historia. Su muerte nos advierte del horror que nos aguarda. Resumiendo, para que una película se pueda incluir en este epígrafe debe tener tres elementos: Un monstruo. Este monstruo tiene poderes sobrenaturales y puede ser “de verdad”, como en Tiburón y Parque Jurásico; puede ser “doméstico”, como los muy humanos de La mano que mece la cuna y De repente un extraño; puede ser “un monstruo en serie”, como los psicópatas de las películas de terror como Scream y Psicosis; o también uno “sobrenatural” que simbolice el mal como en El exorcista, The Ring o Stranger Things. Una casa. Este monstruo ataca o invade una “casa”, es decir, un espacio cerrado donde habita una familia, un pueblo o “el mundo”. Este espacio puede ser muy reducido y asfixiante, como el sótano de Saw o la base submarina de Abyss; aislado como el hotel de El resplandor o la nave de Alien; o un pueblo entero como en Scream o Stranger Things. Un pecado. El monstruo es atraído a la casa gracias al pecado de alguno de sus habitantes: la infidelidad de Atracción fatal, anteponer el bien personal al común en Tiburón, hacer experimentos poco éticos en Stranger Things o poner por delante la carrera profesional a la familia en El exorcista. Subgéneros Un monstruo de Verdad: Alien, Tiburón, Temblores, La cosa, Parque jurásico, Anaconda, Deep Blue Sea, Godzilla, Independe Day, Hombres de negro y Mandíbulas. Un monstruo doméstico: Atracción fatal, Escalofrío en la noche, La mano que mece la cuna, De repente un extraño, Hiedra venenosa, Fanático, Mujer blanca soltera busca, Veneno en la piel, Un loco a domicilio y Retratos de una obsesión. Un monstruo en serie: Scream, Psicosis, La noche de Halloween, La matanza de Texas, Viernes 13, Sé lo que hiciste el último verano, Leyenda urbana, El dragón rojo, Hannibal y Hostel. Un monstruo sobrenatural: The ring, El Exorcista, El resplandor, Poltergeist, La morada del miedo, Pesadilla en Elm Street, Muñeco diabólico, Lo que la verdad esconde, El exorcismo de Emily Rose o Stranger Things. Un monstruo “nihilista”: Saw, El fotógrafo del pánico, American Psycho, Cabin Fever, Los otros, Audition, Carretera perdida, El bosque, El grito, Identidad y The Host. Así terminamos el pódcast de hoy en el que hemos mostrado el primero de los argumentos universales de Blake Snyder: un monstruo en casa. No sin agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guion o contratáis las consultorías y mentorías que ayudáis a que el pódcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.

1081 episodios