El matrimonio del cielo y el infierno

Compartir
 

Manage series 3080360
Por UNAM descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.
William Blake (Londres, 1757 - Westminster, 1827) se dedicó principalmente a la escritura y al grabado y en ambas ha sido reconocido, si no en su tiempo, a lo largo de los años. Entre sus obras más destacadas está su primera publicación: Esbozos poéticos (1783), así como Cantos de inocencia (1789), Cantos de experiencia (1794), El matrimonio del cielo y el infierno (1793), Milton (1818) y Jerusalén (1820). Considerado precursor del Romanticismo, el poeta, filósofo y artista plástico William Blake escribió El matrimonio del cielo y el infierno entre 1790 y 1793. Educado en una familia protestante e influenciado por los ideales de la Revolución Francesa, Blake cuestiona, satiriza, critica y denuncia las convencionalidades de la civilización y asegura que todo progreso depende de fuerzas contrarias, como lo explica Hernán Lara Zavala en el curso El movimiento romántico en Inglaterra, impartido dentro del programa Grandes Maestros.UNAM y que puedes escuchar aquí. “Sus poemas, complejos y esotéricos, buscan mostrar los estados siempre contradictorios del ser humano. Para él todo era dialéctico: la inocencia iba aparejada con la experiencia, el bien con el mal, la razón con el instinto y el cielo con el infierno”. Sin duda, un rasgo que lo ubica ya como un prerromántico es esa creencia férrea en la imaginación y en el quehacer poético, pues asume que de ello todo nace y en ello todo se transforma, “el hombre es todo imaginación”, asegura. Disfruta de una selección de esta obra emblemática, en la traducción del también poeta Xavier Villaurrutia. Agradecemos la colaboración musical de la Orquesta Sinfónica de Minería. D.R. © UNAM 2016

Un episodio