93. Cómo mejorar tu flujo de trabajo fotográfico

15:55
 
Compartir
 

Manage episode 269784740 series 2510366
Por Vivir de la Fotografía descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Hoy vamos a tratar un tema muy interesante y fundamental: cómo mejorar tu flujo de trabajo fotográfico. No es un tema muy tratado en la fotografía y que siempre obvia partes fundamentales como el trato con el cliente. Vas a ver una serie de consejos para optimizar tu trabajo.

Pero antes, tenemos una gran noticia, estrenamos un nuevo tipo de curso, donde nos acompañaras en trabajos reales desde que nos contacta el cliente, como hacemos el trabajo previo, el shooting, que equipo llevamos y porque, la edición, etc. Y lo estrenamos con un trabajo en una sesión fotográfica de acrobacias y telas.

como-mejorar-tu-flujo-de-trabajo-fotográfico

¿Qué es el flujo de trabajo fotográfico?

El flujo de trabajo fotográfico es la secuencia de acciones de trabajo que debes realizar en un trabajo. Desde que contactas con un cliente que te contrata hasta el momento de la entrega de las fotografías. Pasando por la preproducción la propia sesión y la postproducción digital.

Tener definido un flujo de trabajo te hará evitar errores y mejorar tu productividad al automatizar las tareas y tener un orden definido. En fotografía se habla mucho del flujo de trabajo pero solo de la parte digital, el revelado. Pero tu flujo de trabajo debería abarcar mucho más.

Consejos para mejorar tu flujo de trabajo fotográfico

Aunque tengas ya definido tu flujo de trabajo, siempre viene bien optimizarlo tanto para trabajar mejor como para optimizar los tiempos de cada acción que realizas en un trabajo. Por eso te contamos 4 consejos que te harán mejorar tu flujo de trabajo fotográfico.

– Muchas horas de post producción no te asegura el mejor resultado

Muchas veces nos encontramos en consultorías este problema. Y es que no debes pensar que pasar muchas horas en el revelado y edición de tus fotografías es una de tus señas diferenciadoras.

¿Tus clientes están dispuestos a pagar por todas esas horas de edición digital? Porque si ese tiempo de trabajo no se ve reflejado en el precio que cobras por la sesión estarás perdiendo dinero o trabajando por menos dinero.

Y lo más importante, pasar muchas horas no quiere decir que vayas a entregar un mejor resultado, solo que pasas muchas horas delante del ordenador. Debes intentar optimizar tu flujo de trabajo para conseguir los mismos resultados en el menos tiempo posible.

– Define distintos flujos de trabajo

Igual que no realizas siempre el mismo trabajo, tampoco debes implementar el mismo flujo de trabajo. No es lo mismo si te contrata un particular para una pequeña sesión de fotos, que si lo hace una empresa o si haces varios estilos de fotografía.

Lo importante es que crees y definas un flujo para cada tipo de trabajo que realices. Teniendo 3 o 4 flujos distintos podrás optimizarlos mejor al estar enfocados a un trabajo específico.

– Cuidado con cambiar de software

Por suerte para el mundo de la fotografía cada vez hay más software´s de edición de fotografías, ya no solo existe el binomio Adobe y Capture One. Pero cuidado con ir cambiando de programa de edición a lo loco solo porque un programa este moda.

Cambiarte a un revelador de fotos te va a hacer estar un tiempo tardando bastante más en trabajar. Por lo que estarás ganando menos y sobre todo, analiza si ese programa se va a adaptar bien a tu forma de trabajar.

Piensa que muchas veces el boom que tienen algunos programas de fotografía vienen influenciados por dos cosas:

  • Publicidad pagada para realizar tutoriales o reseñas.
  • Hacer estos videos y artículos para posicionarte en los buscadores al haber mucha demanda y poca oferta.

Si quieres cambiar de software, aprovecha tus ratos libres o en vacaciones para ir aprendiendo como funciona, que diferencias tiene y como te adaptas a él y luego ya decidir si te merece la pena el cambio.

– El trato con el cliente

También debes definir el flujo de trabajo con tu cliente, esto es fundamental. ¿Qué haces cuando recibes una propuesta de trabajo o te piden un presupuesto? ¿Cuánto tiempo tardas en entregar el trabajo final? ¿Mantienes el contacto entre que fotografías y entregas el trabajo? ¿Vuelves a contactar con el cliente?

Y no solo con los clientes, ¿qué pasa con los leads? Esos clientes potenciales con los que han mantenido una conversación vía email o por redes sociales pero que todavía no te ha contratado. Debes definir también unas acciones recurrentes con estas personas si quieres que terminen contratandote.

– Implementa consejos pero no copies

Y por último, acabamos con un consejo muy fácil. Está genial ver que flujos de trabajo fotográfico tienen tus compañeros y referentes de la fotografía. Pero no debes copiarlos al 100%, ya que cada persona es un mundo y cada sector o tipo de fotografia es disnto.

Por lo que no tiene porque funcionarte bien lo que le funciona a otra persona. Lo ideal es que mires y estudies distintos flujos para adaptar o descartar las partes necesarias para seguir optimizando tu trabajo.

Gracias por suscribirte a los cursos, por tus valoraciones en Apple Podcasts, comentarios y me gusta en Ivoox, por escucharnos y seguirnos en Spotify. Un saludo y hasta el próximo lunes a las 07:00.

116 episodios