Discurso si hubiera subido al escenario dentro del post 'Por todos ellos juro, sí juro'

11:23
 
Compartir
 

Manage episode 250321224 series 1073363
Por Julieta Bossi descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.
Sólo para divertirme grabé lo que tal vez hubiera dicho yo en ese discurso, si por alguna extraña razón hubiese subido al escenario en el día de aller en el que recibí el titulo. Esto es parte del siguiente post en revolucionarlamirada.wordpress.com Por todos ellos juro, sí juro. (Para los que no me siguen en Instagram, les cuento que ayer me entregaron el diploma luego de 2 años de recibirme oficialmente con tesis y todo. A todos ellos les digo: sigadme en: @revolucionarlamirada en Instagram dónde además de profanar mi imagen pública, subo cosas de interés cultural y profesional). Ya escribí muchas notas sobre FSCO, recibirse, viajar y la tesis. Algunas muy conocidas como: "Estudiar Comunicación Social, una cuestión dialéctica". Y otras para nada leídas como: "De una tesis viajera a una metodología liberada" así como también Refugiate en el hacer. Incluso mi tesis que se transformó en un manual para emprendedores sociales, tampoco... digamos fue un boom en lectores pero pueden encontrar el manual en issue haciendo click. Que joven, bronceada y flaca que eraaa. Necesito stresarme para quedar así otra vez. Hoy me toca escribir desde la voz de alguien letrado, con su título en mano y con todo lo de la ley, tramites hechos, asignaciones, siu guarani y la mar en coche. Con el diploma... pensaba pedirle una intervención artística de Hola Bosque y colgarlo en el estudio. Próximo a abrirse, junto y en colaboración con mi compañera de tesis y hoy colega letrada @majogreloni. Vayamos a las alcurnias de lo que sucedió en el día de ayer. Me vestí de gala, salí para la facu, y estaba poblado de gente con traje, abuelos, papás y señoras rubias bien vestidas. Todo muy organizado, no me pidieron papeleo papeleo ni que haga fila, me trataron bien. Escribí una canción sobre ese momento mágico : Por los pasillos de la facu se comenta, que el pibe cantina se gano la lotería. Ya no pasea con su mochi despintada, no usa su gorra y sus topper desatadas. Ahora viste elegante, todos lo ven, ahora usa una mac, ese pibe anda bieeen. Pibe cantina de que te la das, si sos un facha, borracho y aragan. Los pibes del barrio te gritan al pasar: dale guachiiiin sacanos a pasear. - Fue lindo porque había abuelitos orgullosos, recién peinados. Me puse a llorar porque quería que mi abuelo estuviera ahí. Además la nieta de este abuelo miraba el celu y no le charlaba casi nada. Me dió pena y me puse a sacarle fotos. Por otro lado había mucha emoción, me sorprendió que todos los jovenes estaban en traje y las guachinas en vestido largo. Nos aplaudieron y juramos. Por la patria, la constitución, los derechos de los trabajadores, el pueblo y la comunicación. Ejercer la profesión con voluntarismo, y defender a la universidad pública y gratuita. Entender que el pueblo argentino pagó por ella, por eso no se puede decir que es gratis. Esa reflexión me pareció interesante y emotiva. No así los que juraron por Dios y los Santos Evangelios que además de ser 3 exactamente, no entiendo muy bien cómo se ejerce la profesión hacia Dios. Y qué tuvo que ver Dios con su carrera. Me pregunto si Dios pagó con sus impuestos la carrera de 10 años en la UBA, una universidad Laica, en fiiiin. Juramos. Todas estas personas nos dieron el diploma. Y habló una chica de Socio con promedio 10. En Comunicación se ve que no había nadie con ese promedio. La chica dijo cosas interesantes sobre Weber y la profesión ejercida con pasión. No fue tan emocionante, pero estuvo bien, sobre todo porque a ella como tiene coronita y es nerd, le dio el diploma su abuela. Ahí recién me cayó un poco mejor. Estuvo medio en jaque porque dijo TODOS los estudiantes, TODOS mis colegas, cuando ya eso... y menos en fsoc no se usa más, debe ser todos y todas o en el peor de los casos tirar un todes (incomode e inecesarie:). Julita conducción, chiste interno. Sólo para divertirme grabé lo que tal vez hubiera dicho yo en ese discurso, si por alguna extraña razón hubiese subido al escenario. Escuchalo acá. No conocía a ninguno salvo a Potolsky Luego salí a emborracharme y a comer comida elaborada por mi novio. Mis padres estaban contentos y me regalaron gomitas. Mi hermano estaba medio cansado y se durmió junto a mi sobrino, quién se divirtió jugando con el diploma. Dip armenio con pan de masa madre de mi novio Marinaro Pablo. No hay demasiado que decir al respecto pero... Me generó mucha alegría una pequeña historia que les contaré a continuación. Espero que la lean hasta el final y ois interese. Hoy por la mañana me puse a chusmear el #fsoc en Instagram. Encontré una foto de un chico, ayer compañero, hoy colega hablando en la radio de la facu. Creo que recibido, y sino no importa. Ese chico lo recuerdo muchísimo siempre que pienso en la facu y en sus aprendizajes. Es del interior, creo que de Salta. Vino a la capital a estudiar, vivió en una pensión (esto tiene un toque de ficción pero poco, solo relleno los datos que no sé), iba a cursar con una mochila carrito en una época porque andaba afuera de la pensión todo el día. Aveces vestía traje porque estaba aplicando a muchos trabajos. Un día lo encontré en la puerta de el Shopping Alto Palermo vendiendo fundas de celulares. Ese pibe además me lo encontré en uno de mis últimos finales en dónde se acerco al profesor a pelear un 9,50 porque él tenía promedio 10 y necesitaba esos 50 centésimos para mantener su promedio. Promedio que lejos de tenerlo para hacerse el canchero, le servía para conseguir becas alimenticias y de transporte. Él me charlaba mucho aveces y no sé su nombre. Tampoco da que devele su identidad acá. Él me enseño que si bien la facultad es gratuita, no es accesible a todos, que hay que tener mucha pero mucha voluntad para avanzar, que hay que estudiar día y noche, dormir en pensiones, estar lejos de la familia, ir a la universidad con todas las fotocopias en una mochila atada a un carrito de metal porque sino se te quiebra la espalda. Me hubiese encantado ver el día que se diplomó para aplaudirlo, y conocer a su familia. Encontrarme con esa foto, me dio felicidad por él, me dio escalofríos (como ahora mientras escribo) por la facultad y por el crecimiento del país. Me dieron más ganas de dar clases, de seguir siendo parte de #fsoc, y de devolverle a la patria todo lo que hizo por mí. Y de jurar por la oportunidad que me dieron mis padres, por el privilegio de estudiar, por mi abuelo, por el 105 y el tren San Martin que me llevó cada día y por más de que nos quejemos siempre... por la libertad de hacer y deshacer ahí dentro. Hoy tengo mi diploma en mano, pero no se cierra un ciclo, se abre uno de disciplina, profesión, vocación y pasión. Pensando cada día más en todas esas personas que quieren ser comunicadores, que quieren terminar la carrera, empezarla o simplemente sueñan con viajar a la capital, alojarse en una pensión e intentarlo. Por todos ellos juro, sí juro. Si te gustó compartilo. También podrías haber escuchado este post en su versión podcast haciendo click. Podcast es cómo si fuera esto mismo pero leído por mí, así podes lavar los platos de mientras o en su defecto mirar fotitos en Instagram.

12 episodios