El trabajo en la era de los robots y la Paradoja de Moravec

10:27
 
Compartir
 

Manage episode 181475564 series 1444261
Por Marcos Vázquez descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

"Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres ordinarios. Ninguna máquina puede hacer el trabajo de un hombre extraordinario" - Elbert Hubbard

Es conocida como la partida de ajedrez del siglo. Estamos en octubre de 1956. El joven Bobby Fisher de 13 años compite contra Donald Byrne, un reconocido veterano. Fischer realiza jugadas sorprendentes, sacrificando su caballo y después su reina, sin justificación aparente. Tras unos movimientos adicionales sus motivos se hacen evidentes. El rey de Byrne se queda sin escape. Es jaque mate.

Fischer vio más allá que su rival y el resto de grandes maestros de la época. Pasó a ser considerado un grande entre gigantes, poseedor de una inteligencia y creatividad excepcional, la máxima expresión del intelecto humano.

Y sin embargo, cualquier programa actual de ajedrez, corriendo en un PC barato y considerando las mismas posiciones de partida, replicaría las jugadas de Fischer. No porque haya copiado aquella famosa competición, sino porque son las más lógicas. Tu teléfono móvil juega mejor al ajedrez que el humano más inteligente.

Paradoja de Moravec

Tras décadas desarrollando inteligencia artificial, hemos llegado a una conclusión paradójica: el pensamiento razonado humano (considerado generalmente como inteligencia) es simulable fácilmente, mientras que las habilidades sensoriales y motoras requieren grandes esfuerzos computacionales (o simplemente no son replicables digitalmente).

En palabras del propio Moravec: "Es fácil conseguir que las computadoras muestren capacidades similares a las de un humano adulto en tests de inteligencia, pero difícil o imposible lograr que posean las habilidades perceptivas y motrices de un bebé de un año".

La explicación, como siempre, la tiene la evolución. A lo largo de millones de años fuimos desarrollando habilidades para sobrevivir en un entorno cambiante e incierto. La mayor parte del cerebro está dedicada al sentido y al movimiento. Lo que hoy consideramos "pensamiento superior", como la lógica o la aritmética, son cosas recientes para el cerebro, y están poco desarrolladas. Por eso se pueden replicar fácilmente.

Nos resulta extraño, porque las primeras máquinas reemplazaban el trabajo físico, no el mental. Pero los robots solo se desenvuelven bien en entornos físicos estables, sin variación, realizando tareas mecánicas y repetitivas. Requieren que el tornillo sea siempre del mismo tamaño y esté siempre en el mismo sitio. Si hay cambios inesperados deben ser reprogramados, por humanos.

Ni los robots más sofisticados pueden replicar el trabajo del personal menos cualificado. Limpiar una habitación es un desafío imposible para un robot.

Una conclusión de la paradoja de Moravec es que trabajos con mayor necesidad de razonamiento estructurado son más fácilmente automatizables que trabajos con requerimientos físicos variables. Un analista financiero corre más peligro que un jardinero.

¿Qué trabajos están más amenazados?

Los trabajos menos necesarios serán los que compiten con las fortalezas de los robots:

  • Basados en reglas fijas. Por ejemplo ligados a finanzas y contabilidad. Los trabajos que requieren más números y cálculos son fácilmente automatizables. Ni en los países más pobres se realizan cálculos a mano. Las matemáticas se rigen por reglas inquebrantables, y aquí es donde brillan los robots.
  • Basados en algoritmos. Los algoritmos son simplificaciones de la realidad. Se basan en reglas empíricas, no matemáticas. Es un algoritmo el que debería determinar si el banco te otorga un crédito, no una persona. Lo mismo para evaluar tu riesgo de sufrir una enfermedad o un accidente de coche (algoritmos para empresas de seguros).
  • Reconocimiento de patrones: Hasta hace poco era una habilidad exclusiva de los humanos, pero los robots están avanzando a marchas forzadas, especialmente si nos limitamos a contextos específicos. Aunque los humanos llevamos mucha ventaja (tardarán tiempo en alcanzarnos), muchos ámbitos serán afectados. Por ejemplo, conducir requiere identificar infinidad de estímulos del entorno y adaptarse de manera apropiada, y los robots ya lo hacen (video). No habrá muchos taxistas en el futuro.

Dos analistas de la Universidad de Oxford han estimado el riesgo de automatización para diferentes profesiones.

Pero antes de preocuparse por las profesiones específicas, deberíamos hablar de dos factores más importantes:

  1. Mentalidad. Tu actitud frente al cambio que se avecina determinará en gran medida tu respuesta, y tu respuesta determinará tus resultados.
  2. Habilidades. Aunque unas profesiones están más amenazadas que otras, en todas hay habilidades difícilmente reemplazables. Desarrollarlas te permitirá aumentar tu valor en la era de los robots.

Dejo las habilidades para el próximo día y me centraré ahora en la mentalidad, con una recomendación principal: Ve el cambio como algo positivo, un avance más en un mundo cada vez mejor. Si no puedes imaginar un futuro brillante, difícilmente lo podrás crear.

Mentalidad para prosperar en un mundo robotizado

Una buena mentalidad frente al cambio es vital para prosperar. Muchos responden a las amenazas de los robots con protestas y rechazo. Es entendible, pero poco útil. Debemos aprender del pasado y prepararnos para el futuro.

Aprende del pasado...

A principios del siglo XIX, en plena revolución industrial, un grupo de artesanos textiles se rebelaron contra las maquinarias que empezaban a reemplazar sus trabajos. Los artesanos atacaban fábricas y quemaban máquinas. Se les conocía como "Luditas", por Ned Ludd, un personaje de leyenda que representaba el movimiento. Creían que la automatización generaría un paro masivo, el final del trabajador. Evidentemente se equivocaban.

Sin duda los robots destruirán mucho empleo rutinario, pero generarán nuevos puestos de trabajo. De hecho, los países con más robots por habitante (Japón, Corea del Sur, Alemania y Singapur) tienen tasas de desempleo muy bajas.

... y prepárate para el futuro

Aunque muchos trabajos desaparecerán, otros simplemente se transformarán. Debemos entender que los robots no compiten realmente con nuestras capacidades, las magnifican.

Ningún humano puede vencer a un robot al ajedrez. Pero un humano junto a un robot, en equipo, ganarán a cualquier otro robot (artículo). La capacidad humana de adaptarse y plantear nuevas estrategias, sumada al poder de análisis y procesamiento de un robot, generan una combinación imbatible.

Los humanos y los robots enfocamos los problemas de manera diferente, pero complementaria. Las sinergias entre humanos y robots nos permitirán lograr más que cualquiera de nosotros por separado. La tecnología puede amplificar tus fortalezas, pero debes aprender a utilizarla.

Kevin Kelly, autor de "The Inevitable: Understanding the 12 Technological Forces That Will Shape Our Future", afirma que tu sueldo dependerá en el futuro de tu habilidad para trabajar con la tecnología. El momento de empezar a aprender es ahora.

Conclusiones

Estamos entrando en una nueva era. Las fuerzas de la globalización y la automatización transformarán el panorama laboral, y la mayor parte de la población no está preparada. El sistema educativo actual nos convierte en autómatas humanos. Nos enseña a seguir reglas y gestionar burocracia, justo la fortaleza de los robots.

A medida que muchas tareas mundanas son automatizadas aumenta la necesidad de invertir en creatividad humana. Los robots no lanzan negocios, no escriben libros, no tienen ideas propias, no crean conexiones sociales.

Debemos entender las capacidades realmente diferenciales de los humanos, y potenciarlas. No debemos luchar contra los robots, sino trabajar junto a ellos para vivir mejor. Deleguemos en los robots nuestras habilidades ordinarias y centrémonos en las verdaderamente extraordinarias.

La entrada El trabajo en la era de los robots y la Paradoja de Moravec aparece primero en Vida Revolucionaria.

29 episodios