Cuando Le Ayudamos El Enemigo – Pastor Arturo Muñoz

50:11
 
Compartir
 

Manage episode 275353504 series 1014257
Por Pastor Arturo Muñoz descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Cuando ayudamos al enemigo

1 Samuel 30:1-6

1 “Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego.

2 Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino.

3 Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos.

4 Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.

5 Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas.

6 Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios.”

Había llegado un momento en donde a su jefe, a su líder estaban a punto de apedrearlo. El pueblo estaba tan enojado con David y hablaban no solo de aventarle una piedra sino de matarlo. ¿Qué había sucedido? En 1 Samuel 29:1 dice: Los filisteos juntaron todas sus fuerzas en Afec, e Israel acampó junto a la fuente que está en Jezreel. Los filisteos eran enemigos de Israel pero en este tiempo David y sus hombres se habían ido a refugiar con un rey que era el rey Aquis y dice el versículo 6 Y Aquis llamó a David y le dijo: Vive Jehová, que tú has sido recto, y que me ha parecido bien tu salida y tu entrada en el campamento conmigo, y que ninguna cosa mala he hallado en ti desde el día que viniste a mí hasta hoy; mas a los ojos de los príncipes no agradas. David estaba con el pueblo de los filisteos, en cierta manera David había encontrado refugio en Aquis, el rey de los filisteos pero el problema era que David estaba con el pueblo enemigo que salieron contra los hijos de Israel.

Dice 1 Samuel 29-3-4 Y dijeron los príncipes de los filisteos: ¿Qué hacen aquí estos hebreos? Y Aquis respondió a los príncipes de los filisteos: ¿No es éste David, el siervo de Saúl rey de Israel, que ha estado conmigo por días y años, y no he hallado falta en él desde el día que se pasó a mí hasta hoy? Entonces los príncipes de los filisteos se enojaron contra él, y le dijeron: Despide a este hombre, para que se vuelva al lugar que le señalaste, y no venga con nosotros a la batalla, no sea que en la batalla se nos vuelva enemigo; porque ¿con qué cosa volvería mejor a la gracia de su señor que con las cabezas de estos hombres? David estaba huyendo de Saul, él se fue con Aquis y los filisteos y ellos tenían guerra contra el pueblo de Israel y David se encuentra en una posición de ser fiel. Él siempre ha sido fiel y le dijo a Aquis que le quería ayudar pero los filisteos pensaron que no era una buena idea y cuando iban contra los israelitas le dijeron al rey que David no podía ir con ellos y que lo mandara de regreso. Entonces Aquis habló con David y le dijo que él confiaba en él pero sus príncipes no y que se tenía que regresar. David había dejado a su familia en una ciudad que se llamaba Siclag para ayudar a los filisteos a combatir con el pueblo de Israel.

Quiero hablarles precisamente de eso cuando ayudamos al enemigo ¿qué pasa cuando le ayudamos al enemigo? David ciertamente está en un tiempo en dónde está huyendo de Saúl, está refugiándose con el pueblo enemigo y ahora le estaba ayudando al enemigo para combatir contra Saúl. Que bueno que al final no les ayudó en la guerra. Imagínate a David yendo a la guerra y matando a su propia gente y amigos y quizás a Jonatán y al rey Saúl pero allí estaba David ayudando al enemigo y cuando nosotros comenzamos a huir de la presencia de Dios suceden muchas cosas malas. Cuando huimos de la presencia de Dios tomamos decisiones malas y lo que podemos ver:

1. La distracción

Cuando nos distraemos, cuando en vez de estar con la familia, en la iglesia sirviendo al Señor empezamos a tomar pasos en donde nos empezamos alejar de Dios y no nos damos cuenta que poco después vamos a terminar ayudando al enemigo y eso era lo que estaba haciendo David. David estuvo tomando pasos y su intención no era realmente ir con Saúl y contra su propio pueblo, su intención era simplemente esconderse, huir de Saúl y empezó a tomar pasos hacia abajo y sí, a veces tomamos pasos hacia abajo y nuestra intención no es el divorcio, no es destruir a nuestra familia, no es destruir a nuestros hijo pero no nos damos cuenta que con cada paso que tomamos estamos yendo hacia esa dirección.

Quizás dices: “Pastor, quizás no fui a la iglesia, no leí mi Biblia, no di mis diezmos, no estoy orando últimamente pero más adelante voy a volver a retomar no crea que con esto mi familia se va a destruir.” Pero eso es lo que el diablo nos quiere hacer pensar que con esos pasos que damos no estamos tan mal y que podemos regresar. Esos son los pasos que estaba dando David y eso lo llevó a la distracción.

Papás hoy en día están distraídos en el trabajo, mamás están siendo distraídas en facebook, los hijos están siendo distraídos con el tik tok y como papás no nos damos cuenta porque estamos dando ciertos pasos en donde nos estamos alejando. David y sus hombres comenzaron a dar pasos para ayudar al enemigo, comenzaron a distraerse e irse al rumbo que los iban a destruir y eso es lo que sucedió.

Estamos ayudando al enemigo y no nos damos cuenta que estamos destruyendo a nuestra familia, en donde estamos haciendo lazos con el mundo y con el diablo, comprometiendo nuestras convicciones y dejando las cosas de Dios quizás para quedar bien con los amigos, con el trabajo, con los familiares y comenzamos a distraernos y el diablo es bien bueno en distraernos, eso es lo que quiere el diablo. Los bebés están siendo distraídos con los celulares ya no son los niños de tres o cuatro años, sino que ya les dan los celulares a los bebés, pronto vamos a ver que cuando el bebé nazca lo primero que le van a dar es el celular. Hay mucha distracción a nuestro alrededor, todos estamos bien distraídos.

Dios está buscando cristianos atentos, no distraídos sino cristianos atentos. Dice la Biblia en Jueces 7:5-7 Entonces llevó el pueblo a las aguas; y Jehová dijo a Gedeón: Cualquiera que lamiere las aguas con su lengua como lame el perro, a aquél pondrás aparte; asimismo a cualquiera que se doblare sobre sus rodillas para beber. Y fue el número de los que lamieron llevando el agua con la mano a su boca, trescientos hombres; y todo el resto del pueblo se dobló sobre sus rodillas para beber las aguas. Entonces Jehová dijo a Gedeón: Con estos trescientos hombres que lamieron el agua os salvaré, y entregaré a los madianitas en tus manos; y váyase toda la demás gente cada uno a su lugar. Dios estaba buscando a cierto tipo de soldados que en vez de arrodillarse y lamer las aguas como lo hace un perro se mantuvieran de pie y que tomaran el agua y la llevaran a su boca porque iban a estar atentos cuando viniera el enemigo.

De esos diez mil que habían quedado dijo Dios que eran muchos y de esos Dios escogió a trescientos y estos fueron suficientes y gloria al Señor, pero nosotros tenemos que darnos cuenta que debemos de estar atentos y el diablo nos está distrayendo, el diablo trae música, pecado, películas, internet y trae distracción sobre distracción y tú y yo debemos de estar en la palabra de Dios para identificar qué es la distracción ¿que está distrayendo a tu familia? Estamos alejándonos un poco más, estamos dejando a la familia, el esposo, la esposa y los hijos se están distrayendo y de repente ya nadie se habla ni se conoce. En la iglesia nos estamos distrayendo con ciertas cosas y nos estamos alejando y el diablo dice: “Aquí hay una pandemia”, “aquí hay un show” y nos estamos distrayendo en vez de que digamos que cual es el propósito que Dios tiene para nuestra iglesia y familia pero cuando ayudamos al enemigo viene la distracción.

2. La destrucción

Dice 1 Samuel 30:1Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Les tomó tres días para regresar de nuevo hasta su ciudad, estaban alejados, habían dejado a sus familias desamparadas y cuando regresaron se dieron cuenta de que Siclag estaba humeando, desde lejos podían ver el humo, la destrucción se podía ver y ellos comenzaron a ver eso y me imagino que comenzaron a correr y gritar el nombre de sus esposas e hijos y cuando llegaron a ese lugar se dieron cuenta de que toda la ciudad había sido destruída y cuando nosotros nos apartamos y nos distraemos y pensamos nuestra familia va estar bien, los dejamos a la deriva y no estamos pendientes de ellos porque nosotros mismos andamos desvariando, andamos por otros lugares hemos dejando la Biblia, hemos dejando de ganar almas nos hemos apartado y pensamos que también van a estar bien pero viene el enemigo y aprovecha nuestra distracción. Debemos de cuidar cada momento y estar al pendiente con nuestra familia y si hay algún problema o situación, regresar y decir “Vamos a volver a ir a la iglesia juntos”, “Vamos a volver a las cosas de Dios juntos porque si no el diablo nos va a destruir.”

Una familia distraída es una familia destruída. Dios está buscando a papás atentos, a jóvenes atentos, joven no te distraigas, sigue atento a la Biblia y pídele al Señor que te ayude a no estar distraído porque después de la distracción viene la destrucción. Proverbios 10:29 dice: El camino de Jehová es fortaleza al perfecto; Pero es destrucción a los que hacen maldad. La Biblia nos habla que el camino a la destrucción es un camino ancho que parece bien pero su fin es camino de muerte y en ocasiones hablamos con jóvenes, hermanos y hermanas y les decimos: “Te estamos diciendo esto para tu bien. No es que tu papá te odia, o el pastor te odia o que la maestra de escuela dominical te odia sino que Dios quiere evitar la destrucción.” Muchas veces no nos damos cuenta que la destrucción está ahí. Los jóvenes no entienden a veces que tan peligrosas pueden ser ciertas decisiones y Dios dice que hay destrucción a los que hacen maldad. Dejamos a la familia abandonada y a la iglesia abandonada y nos queremos apartar y pensamos que todo va a estar bien pero realmente hay daño, hay pérdida, hay división, va a haber discordia, y duda. Cuando Eva estaba apartada de Adán estaba distraída, comenzó a ver el árbol y a la serpiente y la serpiente le dijo que no había problema pero ¿qué hubiera pasado si Adán y Eva estuvieran juntos y que Adán le hubiera dicho a Eva que no se distrajera? Pero Eva comió y de ahí el pecado fue a todos los hombres. Papá, tú eres responsable de tu familia de guiarla y mantenerla.

¿Qué habrán dicho las esposas cuando salieron de Israel, cuando David les dijo que todo iba a estar bien? Poco a poco empezaron a suscitarse situaciones en donde tenían que apoyar al pueblo de los filisteos y cuando comenzaron apoyar al enemigo su familia comenzó a destruirse.

3. La decisión

Dice la Biblia en 1 Samuel 30:6 Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. Unos versículos antes dice la Biblia que habían llorado tanto que ya no tenían fuerzas para llorar más y cuando uno está en esa situación es porque uno ha caído en lo más profundo. En ocasiones Dios deja que sucedan cosas en nuestra vida para comenzar a tomar decisiones. Primero comenzaron a llorar porque amaban a sus esposas, amaban a sus hijos, a sus seres queridos pero cuando vieron que el llorar no arregló nada. Ellos estaban amargados y cuando estamos amargados en ocasiones nuestras decisiones son las decisiones incorrectas. El pueblo tenía razón de estar amargados porque su líder tomó una mala decisión y los había afectado y ellos hablaron con David y le dijeron que lo querían matar y David se angustió.

Nos hemos alejado y distraído y nuestra familia está destruida y ha sido llevada cautiva por el diablo y quizás cautivos en el pecado, en situaciones difíciles, en divisiones, en problemas, hijos rebeldes, no hay un entendimiento en el hogar, algo está pasando en la economía. Ahora que todo mundo está en cuarentena y están en casa se están dando cuenta las esposas como son los esposos, los papás como son los hijos y viceversa, todo mundo estamos allí y ya nos sabemos qué hacer y explotamos, pero ahora tienen que tomar cierta decisión y podemos tomar la decisión de amargarnos o tomar la decisión de buscar a Dios y David cuando le dijeron “te vamos a matar” no dijo “¿Quiénes son ustedes para matarme? ¿Quiénes creen que soy? Yo soy el líder, a mí no me mata nadie.” Su orgullo no se fue para arriba sino que se humilló y dijo: “En esta situación tan problemática no me queda más que buscar a Dios.”

Y hay ocasiones en donde la única decisión que debes de tomar es buscar a Dios y decirle: “No sé qué hacer,” David estaba a punto de perder la vida pero se fortaleció en Jehová y dice la palabra de Dios: Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David.” El efod era para consultar a Dios y el sacerdote lo trajo “Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos. Era tiempo de tomar decisiones.

Las decisiones que tomes hoy van a determinar cómo y qué tipo de cristiano serás mañana. Cada día es de tomar decisiones, cada día debemos tomar buenas decisiones. Jóvenes ahora que tienen tiempo tomen buenas decisiones. Puedes tomar decisiones chuecas o decisiones que agradan a Dios, puedes tomar decisiones de comenzar a fumar o puedes tomar decisiones y decir: “yo nunca voy a fumar”, puedes decidir tomar porque tus cuates se embriagan o decidir que nunca vas a tomar una gota de alcohol, puedes hacer lo que tus amigos hacen como ir al baile, al antro, escuchan música, ven cosas perversas en internet o tomar la decisión de cuidarte y mantenerte puro para el matrimonio. Esposo, esposa toma buenas decisiones guiadas con las palabra de Dios, eso es lo que hizo David.

Joel 3:14 dice: Muchos pueblos en el valle de la decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la decisión. Cuando estamos en el valle es super difícil tomar decisiones es mucho más fácil tomar decisiones cuando estamos en la montaña. La mayoría de las veces las decisiones que tomes en el valle van a ser las decisiones incorrectas. Cuando un hombre está en una cantina y ya se tomó la número veinte y dice que es tiempo de tomar decisiones y dice que se va a suicidar y se mata estaba en el valle, estaba metido en el pecado, en la desesperación y esas decisiones que tomamos allá no van a ser buenas. A veces las decisiones que debemos de tomar cuando estamos buscando a Dios no van a ser las que nosotros esperamos, quizás tu esposo, ofendes a tu esposa y Dios dice que la ofendiste y te dice que te tienes que humillar y pedirle perdón y tu le dices que eso no es lo que querías escuchar.

4. La dirección

Tenemos que tomar decisiones de buscar a Dios y cuando ya lo estemos buscando nos dice: “Este es el camino que debes de tomar, por acá quiero que vayas.”

Dios le dijo a David “Vete hacia el Neguev y síguelos y los vas a encontrar.” Dios le estaba dando una dirección. ¿Y sabes que las direcciones no son ambiguas? En otras palabras, cuando tú le preguntas a alguien ¿Cómo puedo llegar a México? Normalmente te van a decir toma el periférico y después das a la izquierda hacia México y vas a llegar.” Una dirección nos va a llevar a un punto. Una dirección no es algo ambiguo así como que tu hagas lo que quieras y a ver que pasa.

Una aerolínea de Australia puso a la venta hace tres meses unos boletos de avión y los boletos fueron un vuelo hacia “no sé donde” y la gente los compró y los boletos los vendieron entre 300 hasta 3000 dólares y llegó el día del vuelo, se subieron y salieron del aeropuerto de Australia y se dieron la vuelta y se regresaron, no fueron a ningún lugar pero la gente ya no quiere estar en un lugar quiere salir y si tú dices que quieres ir a un lugar pero no sabes a donde, debes de tener un lugar y cuando vamos a Dios, él no nos va a decir: “Haz lo que tú quieras.” Dios no nos dice “haz lo que tú quieras”, él nos dice: “Haz lo que yo te digo, sigue mi camino.” Si Dios dice que nos debemos humillar, debemos humillarnos; si Dios dice que tenemos que pedir perdón, tenemos que pedir perdón; si Dios nos dice que tenemos que dejar nuestro pecado, tenemos que dejarlo; si Dios dice que debemos amar a nuestra esposa, tenemos que amarla; si Dios dice que debes sujetarte a tu esposo, tienes que hacerlo. Tenemos que seguir la dirección de Dios por eso le tenemos que preguntar: ¿Qué hago?

1 Samuel 30:11-12 dice: “Y hallaron en el campo a un hombre egipcio, el cual trajeron a David, y le dieron pan, y comió, y le dieron a beber agua. Le dieron también un pedazo de masa de higos secos y dos racimos de pasas. Y luego que comió, volvió en él su espíritu; porque no había comido pan ni bebido agua en tres días y tres noches.” Esa persona representa muchas veces a nosotros que estamos todos flacos, desmayados. Ellos empezaron a darle de comer. Esto me recuerda también al Espíritu Santo que dice la Biblia que no lo entristezcamos, que no lo apaguemos, él nos quiere ayudar pero nosotros lo hemos apagado y entristecido y no le hemos hecho caso y este hombre cuando vuelve en sí les confesó quién era él y dice la Biblia Y le dijo David: ¿Me llevarás tú a esa tropa? Y él dijo: Júrame por Dios que no me matarás, ni me entregarás en mano de mi amo, y yo te llevaré a esa gente. Lo llevó, pues; y he aquí que estaban desparramados sobre toda aquella tierra, comiendo y bebiendo y haciendo fiesta, por todo aquel gran botín que habían tomado de la tierra de los filisteos y de la tierra de Judá. Fueron hacia el Neguev encontraron a este hombre y este hombre les dio dirección y llegaron hasta donde estaba sus esposas e hijos, pelearon y los rescataron

5. La devolución

Dios les devolvió a su familia, lo que ellos habían perdido, pero David tuvo que hacer ciertas cosas, tuvo que tomar decisiones y buscar a Dios y fortalecerse en él y cuando Dios le demostró qué hacer, David tuvo que tomar esa dirección y quizás se desesperaron algunos porque dice la Biblia que doscientos de ellos se cansaron y no pudieron pasar un río y va a haber ciertos problemas y te vas a quedar en el río y vas a decir que estás muy cansado pero sigue adelante.

En la historia de Gedeón dice “mas cansados pero todavía persiguiendo.” Sí, a veces es cansado y no es tan fácil recuperar nuestra familia o las cosas que hemos perdido o nuestra propia espiritualidad, recuperar nuestro propio caminar pero lo que debemos de hacer es confiar en Dios, fortalecernos en él y Dios nos va a ir guiando hasta que el diga: “Mira aquí está lo que perdiste” y dice la Biblia que recuperaron a todos y nada se perdió y nuevamente estuvieron unidos David y su familia. Todo se los devolvió Dios y de ahí en adelante David dijo:“Esto es lo que me pasa por ayudar al enemigo”

Quizás estás ayudando al enemigo y no te estás dando cuenta. Estamos ayudando al enemigo cuando nos estamos amargando, cuando tomamos malas decisiones, cuando estamos dando pasos hacia el mundo. No le ayudes al enemigo porque hay destrucción.

Vista 188 veces. El día de hoy 1 veces.

The post Cuando Le Ayudamos El Enemigo - Pastor Arturo Muñoz first appeared on Iglesia Cristiana Bautista de Puebla.

673 episodios