🤰¿Y si el Supremo acaba con el aborto?

27:49
 
Compartir
 

Manage episode 328551083 series 2993798
Por Emilio Doménech descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.
16 de mayo | Nueva York
Leer esta newsletter te llevará 9 minutos y 24 segundos.
Happy dogs. Bienvenido a La Wikly.
🤰 Aborto, en peligro
Lo importante: el Tribunal Supremo de Estados Unidos estaría muy cerca de poner fin al derecho al aborto por primera vez desde 1973. Mientras tanto, una veintena de estados preparan leyes restrictivas contra el procedimiento que afectarían a decenas de millones de mujeres.
Explícamelo: el Supremo tiene pendiente publicar de forma oficial su decisión sobre Dobbs v. Jackson Women's Health Organization, un caso sobre una ley restrictiva contra el aborto aprobada por el gobierno republicano de Mississippi.
La ley prohibiría todos los abortos en el estado sureño a partir de las primeras 15 semanas de embarazo, algo que va en contra de lo establecido por el precedente de Roe v. Wade de 1973.
Según el borrador de una decisión del Supremo actual filtrado por POLITICO, cinco jueces conservadores tienen previsto acabar con Roe v. Wade y permitir que la ley de Mississippi pueda entrar en efecto.
Contexto: en Roe v. Wade, y en otro caso posterior en 1992 (Planned Parenthood v. Casey), el Supremo dictaminó que los estados deben respetar el derecho a la privacidad de las mujeres para practicar un aborto hasta la viabilidad del feto fuera del vientre de la madre, normalmente en la semana 24 de embarazo.
Es decir, que acabar con Roe v. Wade permitiría de forma automática que cualquier estado del país pueda legislar sobre el aborto sin adscribirse a las limitaciones impuestas por ese precedente.
Por tanto, más de una veintena de estados gobernados por republicanos intentarán restringir el aborto en cuanto se haga pública la decisión.
Los demócratas intentaron proteger el derecho al aborto a nivel federal desde las cámaras legislativas de Washington D.C. hace una semana, pero fue un intento fútil. Carecen de la mayoría necesaria para ello en el Senado.
Nota importante: que sean las cortes quienes estén decidiendo sobre el aborto se debe a que desde 1973 nunca se ha pasado una ley específica al respecto a nivel federal.
📜 ¿Un derecho constitucional?
Cabe recordar que Roe v. Wade fue una decisión profundamente polémica en 1973. Los jueces del Supremo concluyeron que el derecho al aborto estaba protegido por la Decimocuarta Enmienda de la Constitución estadounidense.
“Toda persona nacida o naturalizada en los Estados Unidos, y sujeta a su jurisdicción, es ciudadana de los Estados Unidos y del estado en que resida. Ningún estado podrá crear o implementar leyes que limiten los privilegios o inmunidades de los ciudadanos de los Estados Unidos; tampoco podrá ningún estado privar a una persona de su vida, libertad o propiedad, sin un debido proceso legal; ni negar a persona alguna dentro de su jurisdicción la protección legal igualitaria”.
Con Roe v. Wade, los jueces de aquel Supremo de 1973 hacían tres cosas:
Interpretaban que la palabra libertad incluye un derecho a la privacidad. Por tanto, según ellos, la Constitución protege la decisión de las mujeres de abortar sin impedimentos del gobierno.
Incorporaban esa interpretación en los 50 estados del país. Es decir, ningún estado podía limitar el derecho al aborto de las mujeres porque era un derecho protegido por la Constitución.
Limitaban el tiempo en el que las mujeres conservaban ese derecho. Y tal y como definió una decisión del Supremo en 1992 (Planned Parenthood v. Casey), el aborto solo podía ser restringido de alguna forma a partir de la llamada viabilidad del feto (semana 24).
La determinación del Supremo de a partir de cuándo pueden los estados legislar sobre el aborto es relevante porque cualquier desafío a Roe v. Wade y Planned Parenthood v. Casey pondría en tela de juicio los marcos establecidos por la Corte. Y eso es lo que hace el caso Dobbs v. Jackson de Mississippi:
Por un lado, reta la interpretación de la palabra libertad de la Decimocuarta Enmienda porque la Constitución, argumentan, “solo cubre derechos fundamentales que están arraigados en la historia y la tradición de Estados Unidos”.
Por otro, reta el sistema que decide que la viabilidad del feto sea la vara de medir para decidir cuándo los estados pueden legislar sobre el aborto o no.
El Supremo podría decidir mantener la interpretación del derecho a la privacidad vigente, pero descartar el sistema de la viabilidad del feto. Algo que, curiosamente, acercaría las leyes sobre el aborto de Estados Unidos con las que hay en la mayoría de países de Europa (aborto permitido hasta la semana 10-14).
🔫 Las leyes gatillo
Desde 1973, los estados más conservadores han sido incapaces de aprobar leyes que restrinjan el aborto o pongan demasiados impedimentos para que las mujeres puedan abortar (por ejemplo, contar con el consentimiento de su pareja). Eso provocó dos iniciativas:
Proyectos de ley que las cámaras legislativas de numerosos estados gobernados por republicanos podrían aprobar en cuanto caiga Roe v. Wade.
Leyes ya aprobadas que entrarían en efecto en el instante en el que el Supremo acabe con Roe v. Wade. Esas son las llamadas leyes gatillo.
En Tennessee, la ley gatillo se llama Ley de Protección de la Vida Humana. Se aprobó en 2019 y entraría en vigor 30 días después de una posible revocación del fallo Roe v. Wade por la Corte Suprema.
La ley de Tennessee convertiría en un delito mayor de clase C cualquier intento de realizar un aborto, excepto en casos extremos en los que sea necesario para evitar la muerte o lesiones corporales graves y permanentes de la madre.
Ese tipo de delitos son penados por la ley de Tennessee con prisión de 3 a 15 años y una multa de 10.000 dólares. Las mujeres estarían exentas de ser criminalizadas.
En Arkansas, el gobernador Asa Hutchinson firmó el año pasado una ley gatillo que convierte el intento de realizar un aborto en un delito grave punible con hasta 10 años de prisión y una multa de hasta 100.000 dólares —las mujeres embarazadas están exentas de ser criminalizadas,
La ley solo contempla excepciones para aquellos casos en los que la vida de la mujer embarazada corra peligro debido a una “emergencia médica”.
Tampoco permite que se presenten cargos contra las mujeres que se someten o intentan someterse al procedimiento, responsabilizando a los proveedores de servicios de interrupción del embarazo.
En Utah se aprobó una ley gatillo hace un par de años que haría entrar en vigor una prohibición inmediata del aborto en el estado si la Corte revierte Roe v. Wade.
La ley contempla excepciones en los casos de violación e incesto pero requiere que el médico verifique que la agresión haya sido denunciada a la policía, algo que en la mayoría de los casos no sucede.
Pese a ser uno de los estados más conservadores del país, unos 4.000 manifestantes se reunieron en la entrada del Capitolio del estado este fin de semana para reclamar la eliminación de las normativas antiabortistas.
Además, en muchos estados existen legislaciones antiabortistas previas a Roe v. Wade que, aunque quedaron inhabilitadas con el fallo, no fueron eliminadas. Por lo tanto, podrían restablecerse con un nuevo fallo de la Corte que invalide Roe v. Wade.
Es el caso de Alabama, Arizona, Arkansas, Michigan, Mississippi, Oklahoma, Texas, West Virginia y Wisconsin.
🏜 El caso Texas
En Texas, la legislatura aprobó el año pasado una ley que prohíbe el aborto en cuanto se detectan los primeros latidos del corazón del feto, en torno a la sexta semana de embarazo, incluso en caso de violación y/o incesto.
La única excepción es para aquellos casos en los que el embarazo ponga en riesgo la vida de la madre o pueda suponer una “discapacidad sustancial e irreversible de una función corporal principal”.
En su momento, analizamos la ley en profundidad porque el Supremo evitó bloquearla pese a que los precedentes nacionales permiten la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 22 o 24.
También porque la ley de Texas presenta una particularidad interesante: no es el estado sino los ciudadanos quienes hacen cumplir la normativa. Cualquiera que gane una demanda sobre un supuesto aborto ilegal puede ganar hasta 10.000 dólares y ser retribuido por todos los gastos legales que haya tenido.
🤔 ¿Y ahora?
Un fallo de la Corte Suprema avalando la ley de Mississippi no sólo haría retroceder la conquista de los derechos fundamentales de la mujer en el país. También significaría un desafío enorme para las clínicas e instituciones médicas de los estados que tienen aprobadas leyes de este tipo.
Según una investigación del Business Insider, no son pocos los centros de salud que no tienen protocolos para abordar la posibilidad de que estas normativas entren en vigencia.
Por ejemplo, en nueve de los trece estados con leyes gatillo, se permiten exenciones para proteger la vida de la mujer embarazada en emergencias médicas. Sin embargo, ninguna agencia estatal contactada por Insider en esos estados tiene protocolos sobre cómo se define ese “riesgo que pone en peligro la vida de la paciente embarazada”.
“Una cosa es introducir y promulgar leyes inconstitucionales que sabe que su estado no podrá hacer cumplir. Puede abogar por ellas, puede aprobarlas, puede hacer muchas declaraciones y eso potencialmente puede ganar su atención y votos. (...) Ahora estamos pasando a una etapa en la que la Corte Suprema emite una decisión que permitirá a los estados hacer cumplir, por primera vez desde 1973, algunas de estas leyes".
Elisabeth Smith, directora de política estatal y defensa del Centro de Derechos Reproductivos.
¿Desea saber más? En Insider tienen un buen reportaje sobre las dificultades para hacer efectivas las leyes gatillo en los estados en los que se han aprobado. Y en la Kaiser Family Foundation ahondan en las posibles consecuencias de una decisión del Supremo que derogue Roe v. Wade.
🎬 Una recomendación
Con la colaboración de Filmin
4 meses, 3 semanas, 2 días es una película rumana de Cristian Mungiu que ganó la Palma de Oro en Cannes en 2007. Sigue la historia de dos estudiantes universitarias que comparten habitación y tienen que lidiar con el aborto de una de ellas.
Mungiu cuenta poquito más —ni la ciudad ni el año en el que se ambienta el filme. Tampoco aparecen referencias directas al contexto histórico, que sin embargo está presente de forma constante en todo aquello que rodea a las protagonistas.
Sin desvelar demasiado: últimos coletazos del comunismo en Rumanía y una ley muy restrictiva del aborto.
La mayor magia del filme es convertir un drama más en un profundamente angustioso relato sobre dos jóvenes cuya amistad es puesta a examen por una situación imposible. Es increíble ver cómo Mungiu lo consigue a través no solo del guion o de la impresionante interpretación protagonista de Anamaria Marinca, sino también de la puesta en escena, el montaje y la dirección.
Un ejemplo: la forma en la que el hombre que las ayuda a abortar las manipula a través del contexto situacional (el hotel, la petición, las alternativas). Casi ni se verbaliza, pero se palpa. Cuando Mungiu deja de incluir a las dos protagonistas en el mismo plano, y por tanto es solo una con él o la otra con él, el espectador ya sabe que las escapatorias son pocas o ninguna.
Otro ejemplo: la presión que siente la protagonista en una cena con la familia de su novio se siente porque sabemos de qué está en realidad pendiente. Y es la puesta en escena de quienes la rodean, el trabajo de cámara centrado en la protagonista e incluso el sonido intermitente del teléfono los aspectos que suman a la ansiedad del instante.
Es, de verdad, una película soberbia que subraya los logros del cine rumano en los últimos 15 años. Porque si empiezas con Mungiu, no te pierdas después a Cristi Puiu, a Cãlin Peter Netzer o a Corneliu Porumboiu.
4 meses, 3 semanas, 2 días está disponible en Filmin.
🌟 Un buen meme
En otro orden de cosas, esta semana vuelve Lunes por el mundo con novedades en la OTAN y elecciones en Somalia, Filipinas y Líbano.
Podrás seguir el directo a partir de las 20:00 en Twitch.
Feliz semana,
This is a public episode. If you’d like to discuss this with other subscribers or get access to bonus episodes, visit www.lawikly.com/subscribe

132 episodios