Esdras 5:6-17 - 6:1-12 Dios Su Soberanía y Su palabra en la restauración

52:40
 
Compartir
 

Manage episode 290003667 series 1552607
Por Impacto San Pedro Sula descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

PALABRAS DEL PASTOR

Este día estaremos estudiando Esdras 5:6-6:12​ y estaremos viendo como Dios, en su soberanía y por el poder de su Palabra determina los sucesos siempre a favor de su obra, es por eso que hoy estamos aquí porque la soberana voluntad de Dios así nos lo permite, nada sucede por casualidad, todo sucede porque en su soberanía Dios lo estableció que así sucediera. La enseñanza de estos pasajes esto es lo que nos reflejan. Vemos como de forma soberana Dios trabaja en el ánimo de los constructores movidos por las Palabras de dos profetas, Hageo y Zacarías que fueron contemporáneos de Zorobabel y Jesúa y también vemos como después de que se había detenido la construcción del templo por tanto tiempo, estos hombres movidos por la mano soberana de Dios se preocuparon mucho, y con exhortación y profecía animaron al remanente fiel a seguir adelante con el trabajo (Esdras 5:1; Hageo 1:7–8 y Zacarías 1:16​). Como resultado del ministerio de esos fieles siervos de Dios, Zorobabel, Jesúa y los profetas de Dios, se comenzó a reedificar la casa de Dios (5:2) pero como había de esperarse se presentan los enemigos y cuestionan la obra porque solo por orden del rey eso podía estarse dando y es así que ellos deciden enviar un informe al rey pero al finalizar el informe, el rey Darío dio órdenes referentes al trabajo. Tatnai y sus colegas debían de alejarse de allí (6:6) y dejar que el gobernador de los judíos y sus ancianos reedificaran la casa de Dios en su lugar (6:7). Ordenó también que los gastos fueran sufragados del tributo del otro lado del río y que fueran dados puntualmente para que no cesara el trabajo (6:8). Además, debían proveer todo lo necesario para los sacrificios “agradables al Dios del cielo” de acuerdo con las instrucciones de los sacerdotes en Jerusalén (6:9–10). Todo este relato concluye con una severa advertencia del rey en donde nos hace ver claramente la mano de Dios en todos estos asuntos mostrándonos y enseñándonos que en su soberanía es que debemos descansar todo el tiempo.

Pastor: Luis Alfredo Portillo Pineda.

207 episodios