Siervos Por Amor – Pastor Alfredo Diaz

41:03
 
Compartir
 

Manage episode 307358371 series 2868987
Por Arturo Muñoz descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Siervos por Amor

Éxodo 21:1-61 “Estas son las leyes que les propondrás.

2 Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde.

3 Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, saldrá él y su mujer con él.

4 Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo.

5 Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre;

6 entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.”

Cuando fui salvo en el año 1996, un 22 de septiembre, un domingo en la iglesia, el hermano Brown (misionero americano) predicó un mensaje, todavía me acuerdo de la predicación y es más lo he predicado algunas veces y se llamaba ‘’Un corazón duro”.’ ¿Cómo habrá sido ese mensaje? Que 25 años después no se me ha olvidado esa predicación. Él predicó acerca de un corazón duro y yo tenía tres meses de haber llegado a la iglesia, no había entendido muy bien, me gustaba la iglesia, pero no había caído en convicción de que yo era un pecador, que merecía el infierno y que Cristo había muerto por mí para pagar mis pecados y que si yo hubiera muerto iría al infierno y entendí que solo Cristo me podía salvar y que él me daba vida eterna por gracia y que me perdonaba todos mis pecados.

Ese día entendí, estando sentado en una silla en la parte de atrás y durante el mensaje casi me agarraba de la silla pensando que se iba abrir la tierra y me iba ir al infierno y el hermano Brown golpeó una pared de tablaroca y dijo ‘’Mucha gente va ir al infierno porque escucha el evangelio y del amor de Dios y van a terminar en el infierno por tener un corazón duro.’’ Retumbó el local donde estábamos y al acabar la predicación, yo pasé corriendo al altar derramando lágrimas diciendo ‘’Señor gracias por tu salvación, gracias por tu perdón, gracias ahora lo entiendo’’

Ahí fui salvo y las siguientes semanas, yo llegaba a la iglesia buscando qué hacer, en que ayudar y qué mover, qué cargar, qué limpiar, yo le decía al hermano ‘’¿Qué hago? Quiero hacer algo.’’ Yo sentía que tenía que hacer algo porque Cristo había hecho mucho por mí, y lo primero que me dijo el hermano Brown fue ‘’Mira tenemos cajas de folletos, cada sábado la reunión es a las 10, vente a las 9 y encargate de sellar cierta cantidad de folletos, te van a venir a abrir la iglesia, entra y sella todos los folletos que puedas.’’ Y eso fue lo que hice por varias semanas. Cuando me dijo que sellara los folletos yo volaba de emoción y pensaba ‘’Voy a sellar folletos’’ el pastor no me puso a predicar y ni lo haría tenía muy poquito de salvo, pero no me puso en algo de gran privilegio a los ojos de los hombres, pero por cualquier tarea por pequeña que sea debemos hacerlo por amor y es un privilegio servir al Señor.

Recuerdo que me puse a sellar los folletos, algunas veces derramando lágrimas contentísimo de pensar ‘’Señor a estas horas yo estaba haciendo el mal y ahora estoy haciendo un bien para ti y tu obra.” Ese fuego, yo recuerdo que duró por tiempo, pero pasados los años entre en crisis por mi fe y amor a Dios y continuamente tiene uno que renovar lo que Cristo hizo por nosotros. ¡Bendita la celebración de la cena del Señor que nos recuerda lo que Él hizo por nosotros! Y cada creyente debe recordar servir al Señor por amor

Quiero que veamos un mensaje para renovar ese amor, para recordar por qué le amamos, para cuando des tu promesa de fe no le hagas como una carga, recuerda que si amamos a Dios, sus mandamientos no son gravosos, no es pesado vivir una vida santa, no es pesado dejar malas amistades, no es pesado dejar un vicio, no es pesado vivir para Dios y servirle porque si le amamos sus mandamientos no son gravosos. Necesita un avivamiento en su corazón si le es pesado venir a la iglesia, si le es pesado leer, orar, servir y usted necesita renovar su corazón para recordar que somos siervos por amor.

En este pasaje de Éxodo 21:1-6 tenemos una fotografía por así decirlo, de lo que Cristo ha hecho por nosotros. A veces leemos Éxodo y se nos pasan muchas cosas, hay gente que hasta se lo quiere saltar, yo le animo, si usted presta atención y su corazón a la palabra de Dios, Dios le va hablar.

Era una ley que decía lo siguiente: Si eres un hebreo podías hacerte siervo o esclavo de otro hebreo, pero esa ley decía como restricción que si eras hebreo y tu amo era hebreo no podías ser un siervo por más de seis años, por ser años eras su siervo y la ley dictaba que en el año número siete tu amo te tenía por ley que dejar libre, ya no podías más ser su siervo pero había una posibilidad que el siervo después de seis años de servicio al séptimo podía negarse a salir libre. El siervo en está ley posiblemente sería siervo y seguiría siendo siervo, no cambiaría su estatus de siervo, pero lo que cambiaba era el motivo por lo que era un siervo, dejaría de ser ese siervo por obligación y ahora sería un siervo por puro amor.

¿Por qué deberíamos ser siervos por amor?
Dice Éxodo 21:1-2 “Estas son las leyes que les propondrás. Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde.” Si los hebreos se veían en situaciones económicas difíciles, en situaciones financieras muy complicadas ellos podían ofrecerse a otro hebreo y decirle ‘’Hermano estoy pasando por esta situación, tú eres rico y me vendo a ti, cómprame para hacerme tu siervo.’’ Ese señor compraba, pagaba un precio y ahora le hacía su propiedad por seis años, lo hacía su siervo para él, pero lo hacía habiéndose vendido.

Deuteronomio 15:12 dice: “Si se vendiere a ti tu hermano hebreo o hebrea, y te hubiere servido seis años, al séptimo le despedirás libre.” ‘’Si se vendiere’’ eso es lo que hacían, iban y se vendían.
El siervo por amor primero era un siervo por obligación a causa de su condición. Su condición lo obligaba a venderse ‘’Cómprame, me voy hacer tu siervo por seis años’’ y ellos entraban en esclavitud y empezaban a servir a ese amo por los siguientes seis años y se hacían siervos por obligación. Todos nosotros primero eramos siervos por obligación a causa de nuestra condición, deje le digo: no eramos siervos del Señor, eramos siervos de la injusticia, esclavos del pecado, sirviendo al mal y al pecado por nuestra condición; no nacidos de nuevo, no comprados por sangre, perdidos, sin Dios, sin su Espíritu Santo morando en nosotros y a causa de esa condición, nosotros simplemente eramos esclavos por obligación a causa de nuestra condición, estábamos obligados bajo la carne sin poder tener victoria en nuestra vida, pero gracias a Dios por Jesucristo porque a través de Él somos más que vencedores, yo no sé usted, pero cuántas personas allá afuera quieren librarse de un tipo de vida, ellos saben que no quieren vivir bajo esa condición porque están destruyendo su vida, su matrimonio y muchas cosas preciosas, pero ellos mismos no pueden salir adelante, están esclavizados y así estamos usted y yo, cuántas veces lloramos por cuantas cosas que hicimos y estábamos totalmente esclavizados al pecado, sin opción a una vida transformada, eramos siervos por obligación a causa de nuestra condición.

Éxodo 21:2 dice: “Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde.” La ley le decía, ya te sirvió seis años, ahora tú como amo lo tienes que dejar ir libre y mire la palabra ‘’de balde’’ eso significaba gratuitamente. Algunos siervos se podrían libertar antes y dar una paga para ser libres, como pagarle aquel precio que se pagó por él, algunos siervos pagaban para su libertad, en este caso el siervo salió gratuitamente, el amo no le pedía nada, ningún precio por su libertad, lo dejaba ir porque la ley lo decía, lo tenía que dejar ir libre sin ninguna paga. Así nosotros, el día que fuimos salvos fuimos hechos libres, el día que fuimos salvos conocimos al Hijo de Dios, el día que fuimos salvos conocimos la verdad que nos hizo libres. La Biblia dice “Si el Hijo os libertare seréis verdaderamente libres.’’ Le tengo una noticia maravillosa, fuimos libertados gratuitamente por su gracia, nosotros no pagamos nada por la salvación, Él lo pagó todo en la cruz, derramó su sangre y dijo “Consumado es” la Biblia nos dice en Romanos 3 que fuimos justificados gratuitamente por su gracia, Dios nos vistió de vestiduras blancas para justificarnos, salvarnos gratuitamente. Ahora apreciemos algo, fue gratis para nosotros, pero la salvación de la humanidad tuvo un precio. A veces los hermanos en nuestra iglesia les gustan mucho las ‘’Biblias gratis’’ tenemos la librería, pero ellos quieren las gratis y tanto me preguntaron que yo les aclaré algo de las Biblias gratis. En la vida no hay nada gratis, es posible que para usted salga gratis, pero las pastas de esa Biblia, las hojas, las impresiones, el traslado, la paquetería para llegar tuvo un costo. La diferencia es que alguien más lo pagó para que fuera gratis. La salvación es gratis para nosotros, pero fue pagada por el más precioso y alto precio, la sangre de nuestro Señor Jesucristo, dice la Biblia que fuimos rescatados de nuestra vana manera de vivir con la sangre preciosa de Cristo..

Entonces, el siervo por amor era primero siervo por obligación por causa de su condición, se le dejaba en libertad después de seis años y su amo tenía que dejarlo ir libre, gratuitamente.

Éxodo 21:2 y Deuteronomio 15:12-15 dicen “Si comprares siervo hebreo, seis años servirá; mas al séptimo saldrá libre, de balde.” “Si se vendiere a ti tu hermano hebreo o hebrea, y te hubiere servido seis años, al séptimo le despedirás libre. Y cuando lo despidieres libre, no le enviarás con las manos vacías. Le abastecerás liberalmente de tus ovejas, de tu era y de tu lagar; le darás de aquello en que Jehová te hubiere bendecido. Y te acordarás de que fuiste siervo en la tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te rescató; por tanto yo te mando esto hoy.” Es tremendo, porque el siervo era libre pero la ley decía que tenía que ser enriquecido, la ley decía que tenía que ser abastecido, ‘’te vas a ir como esclavo libre, pero con las manos llenas, ahora te voy a dar de lo que me ha dado Jehová mi Dios.’’ Haciendo un recordatorio de cómo Israel salió de Egipto, recuerde que no salió con las manos vacías, en la última plaga, la muerte de los primogénitos Dios le manda decir al pueblo que antes de salir fueran a los Egipcios y les pidieran provisiones para salir, para mí era algo justo que después de ser esclavos hubiera una liquidación o indemnización por tantos años de servicio, ellos fueron y pidieron y ellos ya querían que se fueran, las plagas ya tenían cansados a los egipcios a pesar del orgullo del Faraón y los egipcios les dieron oro y plata, los abastecieron a más no poder, ellos eran esclavos pero iban llenos de riquezas.Este esclavo de la ley era seis años esclavo y luego libre y enriquecido, así pasó con nosotros no solamente fuimos libertados o liberados gratuitamente, pero el Señor el día de nuestra salvación nos llenó de amor y su bendición, hemos sido enriquecidos por la bondad y misericordia de Dios, puedo entender que somos ricos, somos salvos, somos justificados, hemos sido redimidos, lavados con la sangre de Cristo, tenemos la paz de Dios, su paz, su misericordia, el poder de Dios, su Espíritu morando en nosotros, tenemos la bendita palabra de Dios, tenemos victoria sobre el mal, sobre Satanás, somos hijos adoptados de Dios, herederos juntamente con Cristo, podemos llegar hasta ser amigos del Dios todopoderoso, somos abastecidos, enriquecidos.

El día que le salvó le abasteció de todo bien. Es un deleite probar de toda bondad de Dios, es grato probar la gracia y el perdón, aquella vez que usted le falló a Dios conociendo ya la palabra de Dios, y yo le he fallado a Dios, pero volvimos a ir a ese Jesús bueno y misericordioso y le dijimos con pesar y lágrimas en los ojos ‘’Perdóname una vez más’’ y dice su palabra que él es fiel y justo para limpiarnos de todo mal, vez tras vez hemos ido a la riqueza de la sangre de Cristo y otra vez limpiados. ¡Qué bueno es nuestro Dios, cuánta riqueza nos ha dado en esta vida! Veo los muertos del COVID, los funerales tan tristes pero en los cristianos hay esperanza, somos ricos porque tenemos una esperanza y una casa en los cielos, somos ricos porque un día vamos a cerrar nuestros ojos y mirar al Rey de reyes y Señor de señores, las cosas que Dios tiene preparadas para los que le aman, lo que nos falta por disfrutar por la eternidad,

El siervo por amor salía con las manos llenas abastecidos y esos somos nosotros, esclavos enriquecidos por la gracia de Dios.

Dice Éxodo 21:3-6 “Si entró solo, solo saldrá; si tenía mujer, saldrá él y su mujer con él. Si su amo le hubiere dado mujer, y ella le diere hijos o hijas, la mujer y sus hijos serán de su amo, y él saldrá solo. Si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre; entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.” Deuteronomio 15: 16-17 dice: “Si él te dijere: No te dejaré; porque te ama a ti y a tu casa, y porque le va bien contigo; entonces tomarás una lesna, y horadarás su oreja contra la puerta, y será tu siervo para siempre; así también harás a tu criada.”Había algo que hacía que este siervo no se dejará salir, él decía ‘’No’’ Este siervo valoraba y decía ‘’¿Cómo irme cuando este amo ha sido tan bueno conmigo, como irme cuando con él me ha ido tan bien?’’ Y es ahí cuando él declaraba ‘’No te dejaré, aunque la ley me ofrezca libertad yo voluntariamente quiero seguir siendo tu siervo’’. Esa es la razón por la que la gente no vive para Dios, no abandona su pecado pues es un menospreciador de la sangre de Cristo, menospreciador de su bondad, quiere seguir amando el pecado cuando Cristo ha sido tan bueno y nos ha ido tan bien con él. Dios ha sido misericordioso y paciente, debemos detenernos a pensar ‘’Yo no quiero salir libre porque yo amo a mi Señor.’’ El amo le decía vete ya, pero el siervo respondió, no quiero irme porque contigo me ha ido bien, el siervo recapacitaba y decía ‘’Prefiero ser tu esclavo que vivir en libertad.’’ Recuerde que ese esclavo antes de esos seis años era libre, pero cuando vivió en su libertad le fue mal por eso se hizo siervo.

Muchos quieren seguir viviendo en libertad pero les ha ido mal sin Dios, ‘’Quiero seguir siendo libre’’ les va volver a ir mal, les va agarrar el pecado, les va a vencer el mal, ya demostramos que cuando somos libres nos va mal, necesitamos un Señor que nos ama y rendirnos a Él y escuchar su voz y obedecer porque entonces nos irá bien y entonces él decía ‘’Yo te amo señor, además me has dado tantas cosas buenas.’’ Ahora recuerdo a mi hermano que dijo muy bien dicho ‘’Mi Dios me ha regalado a mi esposa, una familia, a mis hijos’’ y así este siervo diciendo “Me ha ido tan bien que hasta una familia me ha dado, gracias amo ¿cómo te voy a dejar?”

“Y si el siervo dijere: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos, no saldré libre;” Él podía recurrir a la ley si se negaba a ser libre y no salir, pero ahora era diferente porque si él quería ya no era un siervo por obligación, ahora era un siervo por amor. La ley decía lo siguiente: “entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.”
No seis años más, su amo seguramente le decía ‘’Piénsalo bien, estás libre porque si tú quieres ser mi siervo por amor, entonces lo serás para siempre. Cada día de tu vida serás mi siervo, piénsalo bien.’’ Y qué buen señor, cuánto amor le ha de haber dado a ese siervo, cuántas cosas buenas, que él decía: Sí, yo quiero ser tu siervo para siempre.’’ Y así deberíamos ser con el Señor, siempre ser sus siervos, es decir “Señor te voy a servir todos los días de mi vida, para siempre.” Hay gente que se va al mundo y regresa a la iglesia, por ratos están en los caminos de Dios y luego se apartan, si Él le ha dado tanto amor sírvale por amor pero sírvale para siempre a su Señor.

Me es grato a través de la vida cristiana encontrarme con gente 20 años después, 25 años después y ver que todavía sirven al Dios vivo y verdadero. No sabía, pero el hermano Kevin se me acercó y me dijo ‘’Yo estuve en San Luis en el año 2001’’ y qué tremendo que 20 años después sigue sirviendo al Señor y saber que hay gente que ama al Señor y ha determinado ser su siervo para siempre.

¿Qué es lo que nos motiva a ser su siervos para siempre? Su amor, porque Él nos amó primero, es el motor que nos hace declararnos sus siervos para siempre. Piense en una opción que pueda haber en este caso, este siervo le decía ‘’Quiero ser tu siervo para siempre’’ ¿Que tal si a los cinco años pasaba una experiencia mala al amo y quedaba en pobreza? ¿Qué tal si después se volvía un amo amargado y malo, lleno de rencillas? ahora ya era su siervo para siempre pero le voy a decir algo; con nuestro Señor nunca ocurrirá algo así porque Él es el mismo ayer, hoy y siempre, un Dios inmutable que no cambia, Él seguirá siendo el mismo, el todopoderoso, el dueño de todo, con Él hay seguridad, puede ser su siervo para siempre.

Éxodo 21:6 dice: “entonces su amo lo llevará ante los jueces, y le hará estar junto a la puerta o al poste; y su amo le horadará la oreja con lesna, y será su siervo para siempre.” Esto se hacía de manera civil, ahí se ponía el amo y marcaba a su siervo, le hacía un agujero en su oreja, los jueces decían ‘’Hecho está, ahora es un siervo que porta la marca de su señor.’’ Visiblemente era un siervo por amor. Me imagino a ese siervo yéndose a un mercado con aquella marca a ir de compras y ahí recogiendo las frutas en el mercado para llevarlas a su señor, se le veía la marca y la gente a su alrededor le veía y decían ‘’Mira este es un siervo por amor, tiene una marca que testifica que es siervo por amor.’’ Me imagino a un siervo maltratado, todo golpeado por su amo, yendo a las mismas compras y mirando aquella marca pregunta ‘’¿Eres siervo por amor?’’ y preguntando quién es su señor ‘’Porque yo tengo un amo malo y quisiera conocer a tu señor’’ La marca no era para exaltación del siervo, la marca era un testimonio de lo bueno que es ese señor al cual este siervo servía, era un testimonio. ‘’El amo de este siervo es bueno, es paciente, es misericordioso, lo ha enriquecido.’’ Eso es lo que debemos hacer por amor a Jesús, ser sus siervos e ir al mundo a testificar que Él es bueno, que quiere que todos sean salvos, que ha tenido misericordia cada mañana, que es tan lleno de bondad y de amor, ese es nuestro Dios, nuestro amo y el mundo debería de vernos y decir ‘’Tú tienes algo distinto’’ para mostrar que tenemos un amo bueno y paciente, que con esa marca salgamos al mundo y traigamos aquellos golpeados, aquellos maltratados por el pecado, aquellos hundidos por la maldad, aquellos atrapados en el peor de los lodos y decir ‘’Hay un amo bueno que te puede perdonar y salvar, yo soy testimonio de ese amor tan grande de mi Señor.’’ E ir por el mundo por amor de Jesús.Somos siervos por amor, siervos para siempre y tenga esa marca visible para que todos sepan que es bueno nuestro Señor, vuelva a confirmar el porqué ganamos almas, el por qué damos promesa de fe, el porqué damos escuela dominical, el porqué somos siervos por amor, siervos para siempre.

The post Siervos Por Amor – Pastor Alfredo Diaz first appeared on Iglesia Cristiana Bautista de Puebla.

151 episodios