Las Cerezas, Lawrence Durrel - Episodio exclusivo para mecenas

11:38
 
Compartir
 

Manage episode 319697787 series 2371404
Por Olga Paraíso descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.
Agradece a este podcast tantas horas de entretenimiento y disfruta de episodios exclusivos como éste. ¡Apóyale en iVoox! El yo narrador se nos muestra indefenso, cándido. Lleva a cabo acciones pueriles (lamer la pared, cantar en el rellano, salvar su pijama favorito de la lluvia,…) y además se siente recriminado por una “voz herrumbrosa” que le entregó la llave de la casa. Mientras avanzamos en la narración , la incertidumbre y el desasosiego asaltan al oyente. Las acciones dejan de ser (o al menos no lo son únicamente), pueriles para pasar a ser cuando menos inquietantes: “me arranqué una uña”, “la navaja emitió un susurro, como si estuviera cortando seda”. Se hace además muy visible un predominio de las sensaciones. El protagonista ante todo, siente (sed, insomnio, miedo, hambre, deseo, cansancio, amor, dolor). A lo largo de toda la narración van apareciendo cuatro de los cinco sentidos (no así el del olfato). Minuto a minuto podemos rastrear elementos sensitivos, ejemplos de sabores, colores, texturas y sonidos. Además es muy significativo el uso del cromatismo en el texto, abundan los colores, desde el blanco de la manzana, el yeso, la cal, los dientecillos, hasta el rojo de las cerezas (símbolo quizá del amor inalcanzable), la raya preferida del pijama, las venas o los tubos; pasando por el azul, el negro o el amarillo del agua iluminada por la farolas y de los zapatos, o incluso el verde de la cara del ella de voz herrumbrosa. Toda la narración expresa un deseo, un anhelo de amar y ser amado. Y es entonces que cobran sentido algunos símbolos como el dolor del costado izquierdo (corazón), el tema del poema que lee tras la ausencia, la frase que la voz protagonista repite: “Si la música fuese el sustento del amor” 💔💔 LAWRENCE Durrell (1912), nacido en la India de padres irlandeses, es, junto con Hughes y Norris, el único autor cuya fama literaria no incrementará esta antología. Considerado aún una de las glorias vivas de la literatura inglesa, hasta las generaciones más jóvenes han oído hablar de The Alexandria Quartet, su antiguamente escandalosa tetralogía. Pero mucho antes de que existieran Justine (1957) , Balthazar (1958) , Mountolive (1958) y Cleo (1960), mucho antes también de que Durrell se estableciera en Chipre (1953), o de que se carteara con Henry Miller, o de que trabajara para el Foreign Office en Belgrado, Atenas y El Cairo, o de que enseñara inglés en Atenas durante la II Guerra Mundial y escapara de los alemanes en un barco pesquero (1941), o de que se fuera a París a escribir allí novelas, o —por supuesto— de que su hermano menor Gerald Durrell (1925) se hiciera tan célebre como él, Lawrence llegó a Londres desde Bournemouth dispuesto a llevar una vida literaria y bohemia, y su guía e introductor en la capital, quien le enseñó a desenvolverse en el Londres literario y nocturno, fue el precoz John Gawsworth, de su misma edad pero a quien Durrell veía con admiración como a un «Escritor de Verdad» . Posiblemente fue Gawsworth quien convenció a Durrell para que escribiera el presente y extrañísimo cuento, «The Cherries», para incluirlo en la ya mencionada antología Masterpiece of Thrills (1936). Aunque en algunas de las novelas del Durrell posterior aparecen elementos macabros, este relato es uno de los más raros que yo he leído en su género, y quizá anticipa algunas notables argucias técnicas, por las que The Alexandria Quartet fue tan celebrado en su día. Traducción: Javier Marías Narración: Olga Paraíso Art by Annette Schmucker Más contenido aquí: 📢Nuevo canal informativo en Telegram: https://t.me/historiasparaserleidas 📌Twitter https://twitter.com/HLeidas 🛑BIO Olga Paraíso: https://instabio.cc/Hleidas Recuerda que para que todo esto siga funcionando hace falta apoyo. Piensa en quién podría estar interesado y recomiéndaselo, deja un corazoncito en el audio, comenta qué te ha parecido, súbelo a tus redes sociales o incluso aporta tu granito de arena de forma económica. Todo suma. ¡GRACIAS! Escucha el episodio completo en la app de iVoox, o descubre todo el catálogo de iVoox Originals

854 episodios