"Paraíso restaurado"

30:50
 
Compartir
 

Manage episode 296185854 series 2491770
Por Haciendo Iglesia and Robert Barriger descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Temas a tratar:

  1. Mesas más largas (2:00)
  2. Restauración (8:25 )
  3. Absolutamente todo (17:40)

Desarrollo:

1. Mesas más largas

“Construir mesas más largas, no murallas más altas.”

No hay que tener temor de leer este libro (Apocalipsis 1:3).

Hay momentos en que la situación es difícil, pero en vez de enfocarme en el enemigo prefiero enfocarme en los que han vencido, los que tienen la victoria.

Los enemigos existen pero la iglesia vence.

Jesús dijo que hay una puerta angosta (Mateo 7:13-14). Por golpes o heridas de la vida nosotros vamos angostando más y más la puerta.

Si me equivoco, prefiero equivocarme en gracia que en juicio. Prefiero tener una puerta más amplia que angosta (no es respecto a salvación) y construir una mesa más larga.

Nosotros hemos sido invitados a la mesa (Mateo 22:1-10).

No es que yo sea un buen cristiano, se trata de que tenemos un gran salvador.

¿Quién soy yo para decir quién merece estar en la mesa?
Prefiero mantener la puerta abierta.

2. Restauración

Leemos Apocalipsis 21:1-7 (RVR1960)

Vemos el corazón de Dios: “...el que venciere...”

Lo que perdimos en el huerto de Adán es restaurado.

En el Antiguo Testamento Moises construyó un tabernáculo según un patrón, una sombra de los cielos (Hebreos 8:5).

Ahora vemos en el cielo lo que veremos cuando seamos restaurados (v.3), un paraíso restaurado.

Dios es un Dios de restauración. Todo aquello que el enemigo robó en el paraíso Dios lo restaura.

“Yo hago todas las cosas nuevas” (v.5) muestra el corazón del Padre.

Restaurar no significa colocar un parche, es literalmente nuevo como si nada hubiera pasado antes.

“Secará cada lagrima, no habrá dolor ni llanto” (v.4)

¿Qué hubo cuando el hombre pecó en el huerto? Dolor, espinas y muerte.

La muerte es nuestro enemigo pero la biblia dice que ya no habrá más, lo que veremos es la restauración de todo.

Cuando uno hace algo malo se esconde (Génesis 3:8), pero cuando estemos con él ya no habrá que escondernos más, ya no hay nada oculto.

Este mundo está herido pero Dios lo va restaurar y tendrá lo que propuso tener desde el inicio.

Dios nos invita a que de este lado de la eternidad sigamos plantando y cultivando el huerto.

Es aquí y ahora donde todos tenemos el rol de restaurar el corazón de Dios aquí en la tierra.

Jesús dijo que nuestro corazón no se turbe (Juan 14:27), en la casa de su
Padre siempre hay espacio (Juan 14:2). Él está preparando tu casa.

Cuando miramos el mundo nos damos cuenta de que existe el mal, pero también que existe el bien, y el bien vencerá.

3. Absolutamente todo

Leemos Apocalipsis 21:9-10 (RVR1960)

¿Quién es la esposa del cordero? la iglesia

¿Quién es la iglesia? La iglesia es más que uno, juntos somos la iglesia.

La iglesia siempre son los llamados afuera, el cuerpo de Cristo.

La iglesia es la ciudad de Dios, la nueva Jerusalén.

La biblia habla de la hermosura de esta ciudad (Salmos 87:3). El pueblo de Dios es una ciudad alegre y de celebración.

Leemos 21:11-17 (RVR1960)

Las doce puertas son las tribus de Israel. Las doce simientes son los doce apóstoles.

Esta es la iglesia unida en todo tiempo.

La caña de medir es para medir la ciudad, la iglesia.

Esto quiere decir el pueblo unido, la ciudad de Dios viene del cielo a un nuevo paraíso.

No temas, Dios está con nosotros. Cuando vemos lo que viene ya no hay que ocultarnos más.

Leemos Apocalipsis 21:22-25 (RVR1960)

Con Dios en medio de su pueblo ya no habrá más necesidad.

Si tenemos a Dios tenemos absolutamente todo.

Dios nos está estableciendo. No se trata de lo que hacemos, es lo que Dios hace en nosotros.

Hemos sido creados por eternidad, este mundo no es nuestro.

Cuando lleguemos al cielo veremos la gloria y diremos: aquí pertenezco.

Cuando lo veamos a él seremos como él porque lo veremos tal como es (1 Juan 3:2) y diremos: para esto fui creado.

108 episodios