522. Teoría del puente colgante y métodos para que se enamoren personajes

20:25
 
Compartir
 

Manage episode 332333102 series 1486331
Por David Esteban Cubero descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.
¿Cómo hacer que se enamoren tus personajes? Hoy veremos en qué consiste la teoría del puente colgante y otros métodos para que los personajes de tus historias no puedan evitar enamorarse entre sí. Y os contaré los principios psicológicos en los que se basan. Porque no hay que olvidarse que los personajes se basan en personas, por lo que la psicología siempre es una buena fuente de estudio para los guionistas. Al igual que la semana pasada, hay una novedad para los suscriptores: los canvas se incorporan a las ventajas que disfrutan los suscriptores al igual que los planners y los generadores. La semana pasada se sumó el Canvas de Guion y esta semana el Canvas de Personajes. Podéis encontrarlos en vuestra página de suscriptores en la intranet. Y también va a haber otra novedad, pero esta es para los no suscriptores que estén pensando en apuntarse. Quedan 7 días para que suba el precio de la plataforma. Tanto la suscripción mensual como la trimestral y la anual. Pero estas subidas son solo para los nuevos suscriptores porque a los anteriores se les mantiene el precio que tuvieron cuando se suscribieron. Esto lo digo porque todos los que se suscriban antes del 1 de julio mantendrán el precio actual. ¡A suscribirse! Teoría del puente colgante. ¿Por qué cuanto peor lo pasan los personajes en una película más posibilidades tienen de enamorarse? ¿Por qué si dos personajes se conocen en una situación de máximo riesgo es más probable que se enamoren? En las películas de aventuras siempre vemos que la pareja protagonista suele conocerse en situaciones críticas y después vivir momentos donde se juegan la vida y eso no hace nada más que unirlos y se quieran con más pasión. Uno de los momentos míticos de los que hablo pasa en la película La Reina de África, la película de John Huston. Humphrey Bogart es Charlie, un canadiense que se dedica a transportar mercancías por el río Ulanga con su vieja embarcación, llamada La Reina de África. Katharine Hepburn es Rose, la solterona hermana de un misionero que fallece en la selva. Charlie tiene que llevar a Rose a la civilización con su barca. Los dos son totalmente incompatibles. Él es un borracho vividor y ella una beata que termina tirándole por la borda todas las botellas de ginebra que guardaba. Pero tras jugarse la vida con el barco al pasar por unos rápidos del río, Charlie en su entusiasmo, besa a Rose, quedando luego estupefacto por su acción. Sin embargo, Rose también se siente atraída por él y la pasión comienza a nacer entre ellos. Hay algo que tiene que ver con el género, los personajes se pasan la película viviendo aventuras donde se juegan la vida y, si hay alguna trama amorosa, es normal que suceda en esas circunstancias. Pero hay algo más, como demuestra la teoría del puente colgante. La teoría del puente colgante es también conocida como experimento de Dutton y Aron o teoría de la atribución errónea. Este último nombre da en el clavo, ya que nos remite a la explicación de por qué los personajes atribuyen una emoción, enamorarse, a algo que tiene que ver con la adrenalina que viven en ese momento. Los psicólogos Donald Dutton y Arthur Aron hicieron en 1974 el curioso experimento que da nombre a esta teoría. Para realizarlo utilizaron 2 puentes: el primero de ellos era bastante cortito y seguro, mientras que el segundo estaba colgado sobre el cañón del Capilano, en Canadá. Este puente colgante se balancea mucho con el viento porque fue construido con madera y cuerdas en 1889, tiene 137 metros de longitud por uno de ancho y atraviesa el famoso cañón sobre una caída de 70 metros. Cuando los participantes cruzaban los puentes, se encontraban con una atractiva entrevistadora que era parte del ensayo. Ella les engañaba diciendo que todo formaba parte de un estudio sobre paisajes, y tras hacerles describir algo que veían, les daba un teléfono para que llamaran si querían comentarle los resultados. El único resultado fue que los hombres que habían cruzado por el puente inestable acabaron telefoneando masivamente a la chica, con claras intenciones románticas, además de usar un montón de términos emocionales en las supuestas descripciones. Los del puente estable, por el contrario, hicieron descripciones mucho menos emocionales y prácticamente no llamaron a la mujer. Lo que realmente les sucedió a los chicos que cruzaron el puente sobre el cañón es que habían sido víctimas de la teoría de la atribución errónea. La explicación del experimento es que en el puente inestable los hombres achacaban su aumento de ritmo cardíaco a la mujer, y no al peligro del puente. Sus cuerpos engañaron a su cerebro pensando que el aumento de adrenalina y la aceleración del ritmo cardíaco se debía a la mujer, pensando que habían sentido algo por ella. Experimentos posteriores demostraron que si el entrevistador era un hombre esto no pasaba. O que si se hacía con los sexos cambiados, es decir la mujer cruzaba el puente y el hombre le preguntaba, también sucedía. En psicología, la atribución errónea de la excitación es el proceso mediante el cual las personas cometen un error al asumir lo que les hace sentir excitados. La razón por la que los síntomas fisiológicos pueden atribuirse a estímulos incorrectos es que muchos estímulos tienen síntomas fisiológicos similares, como aumento de la presión arterial o dificultad para respirar. En resumidas cuentas, si quieres que tus personajes se enamoren con rapidez llévalos a hacer escalada, puenting o a un parque de atracciones. Efecto de propincuidad. El segundo término del podcast de hoy que puede hacer que nuestros personajes se enamoren, es la propincuidad, y se refiere a la proximidad física o psicológica entre las personas. La proximidad puede significar proximidad física, un parentesco entre personas o una similitud en la naturaleza entre las cosas (" igual-atrae-igual "). Dos personas que viven en el mismo piso de un edificio, por ejemplo, tienen una mayor proximidad que aquellas que viven en pisos diferentes, al igual que dos personas con creencias políticas similares poseen una mayor proximidad que aquellas cuyas creencias difieren mucho. El efecto de propincuidad es la tendencia de las personas a entablar amistades o relaciones románticas con aquellos con quienes se encuentran a menudo. Este efecto es el hace que los concursantes de Gran Hermano, que pasan 24h encerrados juntos, acaben teniendo relaciones entre ellos o que muchas parejas surjan de compañeros de estudios o trabajo. Hubo un estudio británico realizado con mujeres irlandesas inmigrantes para observar cómo interactuaban con sus nuevos entornos. Este estudio demostró que había ciertas personas con las que estas mujeres se hacían amigas mucho más fácilmente que con otras, como los compañeros de clase, los compañeros de trabajo y los vecinos, como resultado de los intereses compartidos, las situaciones comunes y la interacción constante. En el caso de las mujeres que aún se sentían desubicadas al comenzar su vida en un nuevo lugar, el hecho de dar a luz a sus hijos permitió que se crearan otros vínculos, con otras madres. El hecho de que los niños fueran un poco más mayores y participaran en actividades como clubes y equipos escolares también permitió ampliar las redes sociales, dando a las mujeres una base de apoyo más fuerte, ya sea emocional o de otro tipo. Este efecto es bastante lógico, porque cuanto más tiempo se dedique a estar con alguien, mayor es la posibilidad de desarrollar una relación con él o ella. El “efecto de la exposición” establece que a mayor exposición que tenemos a un estímulo, más nos gusta. Por lo tanto, si estamos expuestos a la misma persona una y otra vez, es normal que comencemos a sentirnos cómodos y desarrollar sentimientos de amistad y cariño. Aunque también consigue el efecto contrario y, si la persona tiene graves defectos de carácter, es probable que esa persona te guste menos aún que en los primeros encuentros. Por lo cual, si quieres escribir una historia donde dos personajes se enamoran plantéate algún tipo de proximidad para ellos. Puede ser que se muden a vivir juntos, que comiencen a trabajar en la misma oficina o que se sienten en el mismo pupitre escolar. Otro ejemplo lo vemos en las series que se producen en un mismo lugar laboral como policías, médicos o periodistas. Los personajes se van relacionando entre sí y surgen las relaciones amorosas con facilidad. Aunque la proximidad también es fuente de conflicto. Sobre todo cuando dos personas son obligadas a vivir juntos sin que se soporten. En ese juego de amor-odio es donde están las historias. Así terminamos el podcast de hoy en el que hemos conocido la teoría del puente colgante y otro método para que se enamoren personajes. No sin agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guion o contratáis las consultorías y mentorías que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.

1049 episodios