513. Todos los lectores de guion que tendrá tu historia

25:24
 
Compartir
 

Manage episode 329481894 series 1486331
Por David Esteban Cubero descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.
En el podcast de hoy vamos a reflexionar sobre todos los lectores de guion que tendrá tu historia y si eso hace que tengamos que escribirlo de forma diferente o no. Se supone que un guion debe ser una guía para que el resto de departamentos pueda realizar la película. Pero un guion es algo más, pues también nos sirve para su venta y búsqueda de financiación. Hoy reflexionaremos sobre si eso debe modificar o no nuestra forma de escritura. Pero antes os recuerdo que en la plataforma de cursosdeguion.com podéis aprender todo lo necesario para escribir guiones y convertiros en guionistas. Cada vez más productos necesitan un guion, no solo las series y las películas, y tener conocimientos de storytelling nos ayuda a contar historias en vídeos, redes sociales y hasta newsletters. Tenemos cursos que enseñan a escribir cortos, largos, series, webseries, documentales, cómics... Hay más de 80 cursos a día de hoy y cada semana salen clases nuevas. Hoy continuamos con el curso de Creación de Podcast. Un curso en el que vemos los pasos que hay que dar para crear un podcast desde cero. En la décima clase seguimos en la parte práctica y veremos cómo mezclar y exportar nuestro primer podcast con un programa gratuito. No solo explico cómo, sino que mezclo y exporto lo editado en la clase anterior para que quede claro. Para todos los que estáis suscritos en la plataforma os aviso que esta semana tenemos el sorteo de un Canvas de personajes. Tan solo debéis ir al servidor de Discord y buscar el canal de sorteos. Allí ponéis un emoji y entráis en el sorteo de esta semana. Mucha suerte a todos y, los que todavía no estéis suscritos, no sé qué estáis tardando. Los lectores de guion: el equipo técnico y artístico A priori un guion tiene una función muy clara: es una herramienta de trabajo para que todos los implicados en el proceso de creación de una película o serie puedan realizar su trabajo. El guion es la guía, lo que dice que hay que hacer para poder contar esa historia. Cuando comienza la producción cada departamento utilizará el guion dependiendo de sus necesidades. El equipo de producción desglosará a partir del guion todas las necesidades para producirlo. Verá cuántos actores y actrices debe contratar para interpretar esos personajes y cuántas veces tendrá que trabajar cada uno. Analizará todas las localizaciones que hacen falta para rodar esa historia y determinará si son exteriores o interiores y si hay que buscarlas o construirlas. También podrá preparar un plan de rodaje junto con el ayudante de dirección que determinará los días de trabajo y el horario de cada jornada. El equipo de arte también analizará todas las localizaciones que aparecen en el guion. Algunas vendrán más detalladas que otras, según lo haya especificado el guionista, pero ellos tendrán que rellenar esos espacios que en el guion no están contados por carencia de espacio y tendrán que discutir con el director cuáles son sus gustos de intenciones. El guion marca la base pero en el departamento de arte tendrá que recrear cada espacio como si fuera real y para eso tendría que aportar muchos elementos que no aparecerán en el guion. El departamento de vestuario analizará todos los personajes que aparecen en la historia, ya sean protagonistas, secundarios o simplemente extras que se situarán en las escenas para darle color y verosimilitud. A partir de ahí analizarán cuántas veces aparece cada personaje y si es del mismo día o no para ver si necesita vestuario diferente. Algunas veces en el guion aparecerá alguna descripción del vestuario, sobre todo al principio cuando estás definiendo al personaje, pero la mayoría de las veces tendrá que pensar qué vestuario será más acorde a cada situación, una vez se decida el estilo de cada personaje. El departamento de iluminación también desglosará todas las necesidades de cada escena. En el guion marcaremos en el encabezado si es interior o exterior y si la esfera sucede de día o de noche. Después de llegar a un acuerdo con el director, el director de fotografía elegirá cuáles son las equipaciones técnicas necesarias para iluminar la película. Éstos elementos son básicos para el equipo de iluminación, pero también deberá leer entre líneas cuál es la iluminación de cada escena y qué es lo que se desea lograr con ella para saber cuál es el tono y cantidad de luz que requiere cada situación. El equipo de sonido también deberá poner atención en los elementos de audio que aparecen el guion pues eso serán los importantes. Pero también deberá imaginar otros sonidos que se pueden escuchar en cada escena. Unos requerirán de grabación de sonido directo en el momento del rodaje y otros podrán ponerse a posteriori postproducción. Los actores y actrices también tienen el guion como base para su trabajo. Las acciones y diálogos que van a decir están escritos. Aún así, tendrán un espacio para modificar sus acciones o improvisar o cambiar nuevos diálogos. Siempre bajo el permiso del director. Los montadores también necesitarán el guion para hacer el primer corte de montaje. En este caso como ya se habrán rodado las escenas el guion irá acompañado de las notas que ha hecho el script sobre lo que finalmente se ha rodado y lo que no. A partir de ese primer montaje, el guion se deja a un lado y lo que realmente se ha grabado es lo que indicará el resultado final. Y el director o directora con sus ayudantes serán los encargados de coordinar todo para que tenga un único punto de vista y una única dirección. Todas estas personas van a leer el guion, son el equipo técnico, fundamentalmente porque se ha escrito para que sirva como guía para su trabajo. El formato de guion se ha creado y desarrollado a lo largo de décadas para ellos con la intención de ser un instrumento eficaz para codificar información que después cada departamento sepa decodificar para realizar su trabajo. La función del formato de guion es ser claro con las informaciones y hacérselo fácil a los trabajadores que deben interpretarlas. Los otros lectores del guion Pero para que el equipo técnico pueda realizar y grabar la película esa selección ha tenido que pasar por muchas otras personas. Y los guionistas también debemos pensar en ellas cuando estamos escribiendo nuestro guion. Pues si no pasan todos esos filtros es posible que nunca consiga la financiación adecuada para poderse rodar. Todos estos filtros tienen diferente nivel de decisión, pero todos son importantes porque si nuestro guion no pasa alguno de estas barreras es posible que no pueda llegar a las personas con mayor poder de decisión. En un nivel bajo están los lectores de guion, de las productoras y las cadenas y plataformas televisivas, o los encargados de seleccionar los guiones para un concurso, llamado o subvención. Estas empresas e instituciones trabajan con profesionales cuyo objetivo es leer los guiones y seleccionar los más adecuados para su producción. Éstos profesionales serían la primera barrera que debemos pasar. Un guion debe estar escrito para que su lectura sea fácil. Al igual que una película tiene su ritmo, el guion debe leerse también con fluidez. Con un ritmo de lectura que avance continuamente. Los párrafos y las páginas no tienen que requerir de volver atrás para poder entender algo. Cuando leemos una novela es bastante habitual que tengamos que releer varias veces cada párrafo para entenderlo. En un guion esto no debe pasar pues rompería el ritmo de lectura. Tenemos que comprender que no es posible que en las descripciones añadamos todos los detalles que queramos y consigamos romper el ritmo de lectura ideal, que sería el de una página por minuto como máximo. No tenemos todo el espacio del mundo en un guion, como si fuera una novela. Hay que ser muy sincrético y condensar las imágenes en el menor número de palabras posibles. Por ejemplo, si aparece un personaje en la pantalla y solamente va a estar tres segundos, no podemos emplear media página para escribirlo. Del mismo modo que si queremos describir una escena de acción o una escena musical que suceda en varios minutos, tendremos que describir todas las acciones que pasan en su interior. Al sugerir las acciones que hacen nuestros personajes estamos siendo más respetuosos con el tiempo que tendrán después en pantalla. Aunque después el equipo de dirección decida que son otras acciones o movimientos, sí que los lectores del guion podrán hacerse una idea del ritmo que después va a tener la película y la duración de cada escena. Tenemos que tener en cuenta que los lectores de guiones han leído muchos guiones antes de llegar al nuestro. Y en la mayoría es probable que hayan encontrado muchas carencias que les hayan supuesto tiempo extra, como que la narrativa no sea clara. O la historia sea confusa y no se entienda a la primera. Ahí es donde cobra importancia que el formato respete ciertas reglas y piensen ellos. La forma influye en el fondo, y si no sabemos darle buena forma a nuestra historia con el formato de guion y su relación, es posible que nuestra historia no llegue a buen puerto. Una vez filtrado nuestro guion en las primeras barreras llegará a los ejecutivos de las cadenas y a los jurados en los concursos. Ellos volverán a hacer otra selección para ver qué se produce o dónde invierten su financiación. Estos ejecutivos también van a leer nuestro guion, pues aunque haya sido filtrado entre muchos, siempre tendrá varios para elegir. Por eso cuanto más fácil se lo pongamos, más posibilidades tendremos de que decidan apostar por nosotros. Otro elemento a tener en cuenta es el número de páginas. Si nuestro guion tiene más de 150 páginas para hacer un largometraje, los lectores de guion lo mirarán cómo malos ojos. Sería conveniente reducirlo a no más de 120 o 130 páginas. Hay otros elementos que podemos tener en cuenta en la redacción. Por ejemplo, la norma de anotar los sonidos en mayúscula en el guion nació como indicación a los sonidistas de la producción. Así pueden localizar los sonidos con mayor facilidad. A un lector de guion no le es útil a no ser que se quiera proporcionar énfasis sobre algo relativo al sonido para que no pase desapercibido. En tal caso, el autor debe decidir si su guion está más encaminado a ser un guion literario que quiere ayudar a los lectores iniciales, o a un guion técnico que ayude a su desglose. Lo digo porque la excesiva abundancia de mayúsculas puede, por una parte, anular el efecto de destacar y, por otra, resultar molesto al lector. Y este ejemplo también se traslada a las indicaciones de planos y otro elementos técnicos del guion. Para resumir. Nuestro guion va a ser leído por muchos profesionales a lo largo de la producción y debemos pensar en facilitar el trabajo de todos, no solo los del equipo técnico. Lo ideal es encontrar un equilibrio. Aunque también podemos hacer diversas versiones de nuestro guion. Una más centrada en que tenga un valor literario para los lectores iniciales y otra con recursos más técnicos para su desglose final. Y así terminamos el podcast de hoy en el que hemos visto todos los lectores de guion que tendrá tu historia y cómo eso puede modificar nuestra escritura. Si os ha sido útil, agradecería comentarios y valoraciones en Itunes, Ivoox, Youtube o Spotify. O que compartáis este podcast por redes sociales. Y por supuesto agradecer a los que os suscribís a los cursos de Guion o contratáis las consultorías y mentorías que ayudáis a que el podcast se mantenga. Estaremos juntos los martes y jueves con nuevas técnicas, estrategias y análisis para que aprendamos entre todos a ser mejores guionistas.

1049 episodios