8 ¿NUEVA NORMALIDAD? (Ecos de la Antigua Anormalidad en la Modernidad Líquida de Zygmunt Bauman.

38:52
 
Compartir
 

Manage episode 293744507 series 2933178
Por Charlie Ocampo descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Los últimos días han sido agitados en Estados Unidos por el regreso mediático a la atención sobre el virus y las condiciones sobre las cuales las escuelas y en general la economía debería ser reabierta. En otros lugares del mundo han optado por ejecutar diversas estrategias, cada país o región con diferentes resultados. Pero cada vez más todos cantando un coro al unísono. LA NUEVA NORMALIDAD. No es posible tratar de continuar con nuestras vidas sin estar condicionados por los discursos que a diario se toman los noticieros y los medios de comunicación masiva en general. Cada paso que los gobiernos locales y nacionales intentan dar, está condicionado por la forma en que vamos a construir esta NUEVA NORMALIDAD, que atiende a intereses de muy variada índole y ante los cuales, hasta ahora, solo podemos especular y sacar algunas conjeturas por lo poco que sabemos como ciudadanos del común.

¿Qué es esto de la Nueva normalidad? ¿De qué manera se están transformando nuestras rutinas? ¿Es posible regresar a la “antigua normalidad”? ¿Bajo qué parámetros, estadísticas o condiciones se están tomando decisiones para reorganizarnos social y políticamente? Y con mayor inquietud, me pregunto ¿quiénes son las personas que están tomando dichas decisiones?

A partir del 25 de Junio del presente año y por razones directamente relacionadas con la declaración de pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud, la UNESCO comenzó a promover su campaña LA NUEVA NORMALIDAD, aduciendo que “En conjunto, estos hechos invitan a los espectadores a reflexionar sobre lo que es normal, sugiriendo que hemos aceptado lo inaceptable durante demasiado tiempo. Nuestra realidad anterior ya no puede ser aceptada como normal. Ahora es el momento de cambiar”.

Líderes del mundo y medios de comunicación comenzaron a introducir la expresión con más fuerza en todos los discursos relacionados con cualquier cambio social, cultural o político por la situación que ha generado el virus.

Es decir, que ¿definitivamente nuestro mundo cambió y nada volverá a ser como antes? ¿Cómo entender que el sistema capitalista moderno no puede detener su maquinaria de manera tan simple y que todo esto solo parece un teatro para camuflar la gran crisis económica que desde hace meses se viene gestando? ¿Se está haciendo uso del pánico por el virus para realizar transiciones a modelos sociopolíticos que en otras condiciones jamás aceptaríamos? .

Hoy, cada vez más conscientes de ello, estamos intentando resolver el acertijo y, señalar con el índice a los verdaderos responsables de la crisis; por supuesto no a los ciudadanos, población general que solo se comporta de manera reactiva, sino a los entes gubernamentales, líderes políticos, grandes corporaciones y los dueños de los mayores patrimonios sobre el planeta que, obviamente no están dispuestos a ceder un solo centavo de sus fortunas sin importar qué ocurra con el mundo.

El panorama actual puede comprenderse desde una perspectiva muy valiosa, propuesta por el destacado sociólogo e intelectual Polaco Zygmunt Bauman. Éste postuló sus ideas en torno a las clases sociales, el socialismo, el Holocausto, la hermenéutica, la modernidad y la posmodernidad, el consumismo, la globalización y la nueva pobreza. Particularmente nos interesa su mayor aporte: el concepto de la “Modernidad Líquida”.

Las reflexiones de Bauman en este episodio giran en torno a la crisis económica de 2008 y hoy, siguen tan vigentes que no sorprende por qué se le considera uno de los grande intelectuales del siglo XX. Bauman Falleció en el año 2017 , pero sus ideas resuenan hoy, casi que proféticas.

El siglo XX ha sido un hervidero de eventos con los cuales podemos evidenciar la volatilidad de los esfuerzos humanos y la impermanencia de cualquier sistema que pretenda instalarse a fuerza de perdurar. Es irónico que sólo el capitalismo sobrevive de manera feroz, pero cada vez más exige de constantes intervenciones de ingeniería social para readaptar a la población y adiestrarle en lo que supuestamente es normal, pero ¿Qué es normal?

De hecho cualquier cosa puede normalizarse bajo el consenso o la ley. Ejemplos sobran, desde la obligatoriedad de poseer una cuenta bancaria, pasando por el pago de impuestos, hasta la instalación de la minifalda en la moda femenina. No obstante el tiempo de la normalización entra en conflicto paradójicamente pues con ironía, vivimos en la época donde prevalece la idea de ser extraordinario, fuera de lo común, único e irrepetible. Entonces así ¿Quién es normal?

Con la nueva normalidad hay búsquedas por formalizar comportamientos y acciones. PROTOCOLOS que parecen llegar para quedarse. Pienso en la depresión de 1930 en los Estados Unidos, la Alemania comunista del otro lado del muro en Berlín, la Cuba contemporánea o cualquier ciudad latinoamericana en medio de la pandemia. Desde instituciones superiores o corporaciones, se dictaminan mandatos a los gobiernos, instrucciones a seguir de obligatorio cumplimiento, bajo el argumento del bien común. Los gobiernos instalan y ejecutan al tiempo que regulan y vigilan que cada paso sea cumplido a cabalidad, así se instalan las normalidades creadas.

En este flujo permanente las sociedades se estremecen, dice Bauman que:

“En un mundo en el que las cosas deliberadamente inestables son la materia prima para la construcción de identidades necesariamente inestables, hay que estar en alerta constante; pero sobretodo hay que proteger la propia flexibilidad y la velocidad de readaptación para seguir las cambiantes pautas del mundo de ‘afuera’”.

Y agrega que:

“Somos individuos de juramento, somos individuos por decreto. Funciones asumidas hasta hace poco por los estados que eran poderosos, ahora son traspasadas a individuos que tienen que encontrar soluciones a problemas que ellos no han causado."

Las propuestas de Bauman no dejan de sorprenderme y la forma tan acertada en que desde hace décadas realizó una radiografía de nuestras organizaciones, ayudándonos a comprender mejor el tejido de lo social y las complejas relaciones que sostienen nuestras comunidades. Somos deudores, decía, de un sistema sin piedad que no va a perder la oportunidad de destruirnos.

Por eso la impresión general, día tras día, permanentemente, es que estamos en una encrucijada, hay muchos caminos hacia diferentes direcciones y no sabemos muy bien qué senderos transitamos”

La nueva normalidad se pierde en el dilema, no sabemos con qué pinzas debemos coger el término. ¿Es una causa en sí misma para promover agudos cambios sociales, económicos y políticos que ayuden a sostener el sistema capitalista que cada vez se desmorona más? ¿Es una consecuencia real como reacción a la situación por el virus? O quizás podría ser , extrañamente, un poco de ambas. Protocolos, bioseguridad, distanciamiento social, barbijo, tapabocas, cuarentena, aislamiento, recesión económica, desempleo, incertidumbre, crisis financiera… Cada día debemos salir al mundo líquido , cambiante, un mundo que fluye en contra de todas las predicciones, una construcción artificial en donde cualquier cosa puede ser normal, o ninguna. Un mundo para el que cada vez nos sentimos menos preparados, pues las profesiones desaparecen, los roles se transforman y el lugar que creíamos ocupar ayer, ya hoy puede haberse desvanecido.

La nueva normalidad es como una compañía de gitanos que a su paso regala sonrisas y llanto, magia y premoniciones, celebración y tragedia, mentiras y verdades… ¿qué ocurrirá cuando la caravana se haya ido? ¿Qué nos dejará la nueva normalidad?

¿Estamos condenados a la incertidumbre?

Nueva normalidad o antigua anormalidad, ¿son esas nuestras opciones?

¿Siquiera existe la posibilidad de elegir?

Espero que las posturas compartidas hoy en nuestro episodio, te inviten a reflexionar y revisar concepciones controvertidas que quizás antes no considerabas. Quiero agradecer las colaboraciones del guionista y profesor David Esteban Cubero y el Comunicador, profesor de cine y productor de podcast Mauricio Romero Figueroa. Ambos estarán como invitados especiales en próximos episodios de nuestro programa. También quiero agradecer a todos los oyentes en España, Estados Unidos y Colombia que siguen semanalmente nuestros episodios y cuyo número va en aumento. Sin su presencia, nada de esto sería posible. Vale la pena recordar que estamos en IVOOX y ya puedes escucharnos desde cualquier lugar si esta es tu plataforma de audio favorita!.

Visita nuestro sitio web https://findelmundopodcast.com/

Facebook Fin del Mundo Podcast

Instagram @findelmundopodcast

Twitter @findelmundopod

LINKS DE REFERENCIA.

DISCLAIMER

Declaro que no poseo los derechos totales ni parciales de las citas y piezas de audio externas, su uso en el presente episodio es solo con fines explicativos sobre el tema en cuestión. Los derechos pertenecen a sus creadores y/o productores por lo cual anexo links de referencias a fuentes primarias.

Qué es lo normal https://www.youtube.com/watch?v=VAfQO9p3gy4

Representante de OMS en Chile, “Las cosas no van a volver a ser como antes” https://www.youtube.com/watch?v=-3cfeCbAenw

La trampa de la nueva normalidad https://www.youtube.com/watch?v=qRwYPyMJs5Q

La nueva normalidad es más difícil de lo esperado https://www.youtube.com/watch?v=pRB1QXte42A

Zygmunt Bauman El miedo y el mundo líquido https://www.youtube.com/watch?v=9VL7nKnWgu0

What the New Normal Looks Like After Covid-19 https://www.youtube.com/watch?v=7CB85HVb5o4

La nueva Normalidad UNESCO https://es.unesco.org/campaign/nextnormal

25 episodios