Artwork

Contenido proporcionado por Fundación Rafael Del Pino. Todo el contenido del podcast, incluidos episodios, gráficos y descripciones de podcast, lo carga y proporciona directamente Fundación Rafael Del Pino o su socio de plataforma de podcast. Si cree que alguien está utilizando su trabajo protegido por derechos de autor sin su permiso, puede seguir el proceso descrito aquí https://es.player.fm/legal.
Player FM : aplicación de podcast
¡Desconecta con la aplicación Player FM !

Mesa redonda de las startups Deep-tech, con el objetivo de conocer casos de éxito españoles

47:51
 
Compartir
 

Manage episode 359268963 series 2953190
Contenido proporcionado por Fundación Rafael Del Pino. Todo el contenido del podcast, incluidos episodios, gráficos y descripciones de podcast, lo carga y proporciona directamente Fundación Rafael Del Pino o su socio de plataforma de podcast. Si cree que alguien está utilizando su trabajo protegido por derechos de autor sin su permiso, puede seguir el proceso descrito aquí https://es.player.fm/legal.
Mesa redonda de las startups Deep-tech, con el objetivo de conocer casos de éxito españoles, en la que participaron Daniel Pérez, CEO y cofundador de Ienai space; Jimena García-Romeu, CEO de Alcyon photonics; Meritxel Teixido, CEO/CSO de Gate2Brain, y Manuel Espinosa, director general de Next-tip. Daniel Pérez: El problema de la frontera tecnológica tiene mucho que ver con el emprendimiento. Vivimos en un mundo completamente dependiente de la ciencia y la tecnología en el que casi nadie entiende de ciencia y de tecnología. Eso implica que a las empresas que trabajan en la tecnología de frontera les cuesta llegar al público, a las instituciones y a los inversores. Es un problema de entendimiento y de interés. Tiene que ver con el interés de las tecnologías de frontera y de si España tiene algo que hacer en ellas. Hay una problemática fuerte. Hay un riesgo de los mercados y la tecnología, que es alto, pero alguien tiene que tomar la decisión de apostar por esos desarrollos. La sociedad tiene que creer en los emprendedores tecnológicos, en que nuestros centros de investigación forman a la gente y que podemos desarrollar esas tecnologías dentro de las empresas. Meritxel Teixido: Definir Deep-Tech es definir una tecnología cocinada a fuego lento que puede dar una solución a un gran reto. En nuestro caso es que uno de cada cuatro de nosotros necesita el tratamiento del cerebro durante nuestra vida. Hay mucha gente haciendo fármacos para ello pero la mayoría no llega, por lo que desarrollamos una tecnología para que lleguen. Hacemos tractores que llegan al cerebro que llevan en el remolque ese medicamento hasta el cerebro. Eso se puede aplicar a muchas enfermedades, pero para escoger cuál sería nuestro producto mínimo viable escogemos una indicación en la que casi nadie trabaja, que son los tumores cerebrales infantiles. Lo hacemos para que, más adelante, una gran compañía se dé cuenta de ello y dedica utilizar nuestra tecnología con su medicamento. Es crear un nuevo equipo, es una cosa planificada de cinco años, ir pagando las patentes. Manuel Espinosa: Estar en la frontera del conocimiento es el mayor reto, pero también es lo más divertido. Nuestra empresa fabrica sondas de nanoespectroscopia. El reto era el desarrollo del producto, que a nivel software está institucionalizado, pero a este nivel es convertir esa ciencia en productos tangibles. En nuestro caso el reto es doble porque es como fabricar una guitarra, pero no saber tocarla. Nuestro producto es un consumible que se pone en un tipo de microscopio que mide a la vez las propiedades químicas y morfológicas de cualquier muestra a escala nanoscópica, pero el producto mínimo viable tiene mucha más dificultad porque tenemos que vender el producto o cederlo a investigadores punteros. El mercado final es muy grande pero los inicios son muy pequeños. Mientras tanto, no podemos hacer in-house el desarrollo comercial. El desarrollo de producto está institucionalizado en el software, pero en el hardware cada pivot puede suponerte la compra de varios equipos, cambiar de laboratorio, … con lo que eso ya no es tan viable y no permite más de una o dos oportunidades de hacer el desarrollo final, cosa que no sucede en software. Ahora tenemos un laboratorio de fabricación que idealmente será una pequeña fábrica. La permeabilidad de la inversión en software es menor que en un producto industrial, porque un producto industrial al final tendrá una fábrica, empleo estable y será un producto de alto valor añadido, con lo que la importancia de los costes laborales es menor. El beneficio para el país de esa inversión en Deep-Tech es muy superior que con el software. Jimena García-Romeu: Nosotros hacemos fotónica integrada. La frontera del conocimiento científico quiere decir que interactúas con muchísimas otras tecnologías antes de llegar al producto final. Hasta que la tecnología que nosotros hacemos se convierte en un producto que da una solución a una persona, a una corporación, se requiere la integración de muchas tecnologías. Nos dimos cuenta que con dos diseños, con dos pequeñas soluciones temporales, no resolvíamos un problema que tuviera impacto en la cuenta de nadie y no tenía un retorno económico que pudiéramos proyectar. Pero esos dos diseños tenían detrás la capacidad de diseñar muchísimas otras cosas y de hacerlo de una forma combinada que nos permitiera afrontar muchos problemas simultáneamente. Muchos de nuestros mercados aún no existen. Quantum no es un mercado de ingresos, sino de inversores. Nos dimos cuenta de que, como compañía, teníamos la oportunidad de generar un entorno, que podíamos extraer un conocimiento que nos permitía afrontar muchas soluciones para distintas problemáticas fue clave para que continuáramos. La mayor dificultad a la que nos enfrentamos es el dinero. Si no hay dinero, no hay empresa. Sería mucho más fácil acceder a financiación si hubiera una cultura industrial. La falta de una industria que vaya acercando al mercado ese conocimiento es una barrera brutal para generar ese ecosistema. Meritxel Teixido: En nuestro caso es totalmente cierto. Intentamos acercarnos a las grandes corporaciones para ver si querían usar nuestros tractores con su remolque y les cuesta dar ese salto. Una de las aportaciones que podría haber, viendo mi experiencia, es que las instituciones pueden ser un pequeño acelerador, que tengan un pequeño departamento real de creación de empresas y empujar para que el sistema funcione. Daniel Pérez: Nosotros somos una empresa de sistemas de propulsión para satélites y cuando la montamos una de las cosas que nos quedó muy clara es que esa parte de yo quiero llevar mi producto al mercado hay que replicarlo muchísimo en los centros de investigación en España. No hay que centrarse tanto en la transferencia tecnológica como en que los investigadores abandonen su ciencia y monten una empresa. Quién mejor va a montar una empresa que la persona que ha creado esa tecnología y cree en ella hasta el final. Para que el Deep-Tech funcione en España tiene que haber un cambio cultural fuerte para que desde la investigación la gente se plantee montar una empresa. Manuel Espinosa: Para la inversión Deep-Tech, los inversores están un poco perdidos. La inversión se ha profesionalizado y se ha generado una serie de pautas para invertir en una serie de sectores, pero eso es algo que cambiará cuando aparezcan esos referentes que generen la aparición de más inversión. El miedo a emprender lo podríamos reducir si hay casos de éxito.
  continue reading

230 episodios

Artwork
iconCompartir
 
Manage episode 359268963 series 2953190
Contenido proporcionado por Fundación Rafael Del Pino. Todo el contenido del podcast, incluidos episodios, gráficos y descripciones de podcast, lo carga y proporciona directamente Fundación Rafael Del Pino o su socio de plataforma de podcast. Si cree que alguien está utilizando su trabajo protegido por derechos de autor sin su permiso, puede seguir el proceso descrito aquí https://es.player.fm/legal.
Mesa redonda de las startups Deep-tech, con el objetivo de conocer casos de éxito españoles, en la que participaron Daniel Pérez, CEO y cofundador de Ienai space; Jimena García-Romeu, CEO de Alcyon photonics; Meritxel Teixido, CEO/CSO de Gate2Brain, y Manuel Espinosa, director general de Next-tip. Daniel Pérez: El problema de la frontera tecnológica tiene mucho que ver con el emprendimiento. Vivimos en un mundo completamente dependiente de la ciencia y la tecnología en el que casi nadie entiende de ciencia y de tecnología. Eso implica que a las empresas que trabajan en la tecnología de frontera les cuesta llegar al público, a las instituciones y a los inversores. Es un problema de entendimiento y de interés. Tiene que ver con el interés de las tecnologías de frontera y de si España tiene algo que hacer en ellas. Hay una problemática fuerte. Hay un riesgo de los mercados y la tecnología, que es alto, pero alguien tiene que tomar la decisión de apostar por esos desarrollos. La sociedad tiene que creer en los emprendedores tecnológicos, en que nuestros centros de investigación forman a la gente y que podemos desarrollar esas tecnologías dentro de las empresas. Meritxel Teixido: Definir Deep-Tech es definir una tecnología cocinada a fuego lento que puede dar una solución a un gran reto. En nuestro caso es que uno de cada cuatro de nosotros necesita el tratamiento del cerebro durante nuestra vida. Hay mucha gente haciendo fármacos para ello pero la mayoría no llega, por lo que desarrollamos una tecnología para que lleguen. Hacemos tractores que llegan al cerebro que llevan en el remolque ese medicamento hasta el cerebro. Eso se puede aplicar a muchas enfermedades, pero para escoger cuál sería nuestro producto mínimo viable escogemos una indicación en la que casi nadie trabaja, que son los tumores cerebrales infantiles. Lo hacemos para que, más adelante, una gran compañía se dé cuenta de ello y dedica utilizar nuestra tecnología con su medicamento. Es crear un nuevo equipo, es una cosa planificada de cinco años, ir pagando las patentes. Manuel Espinosa: Estar en la frontera del conocimiento es el mayor reto, pero también es lo más divertido. Nuestra empresa fabrica sondas de nanoespectroscopia. El reto era el desarrollo del producto, que a nivel software está institucionalizado, pero a este nivel es convertir esa ciencia en productos tangibles. En nuestro caso el reto es doble porque es como fabricar una guitarra, pero no saber tocarla. Nuestro producto es un consumible que se pone en un tipo de microscopio que mide a la vez las propiedades químicas y morfológicas de cualquier muestra a escala nanoscópica, pero el producto mínimo viable tiene mucha más dificultad porque tenemos que vender el producto o cederlo a investigadores punteros. El mercado final es muy grande pero los inicios son muy pequeños. Mientras tanto, no podemos hacer in-house el desarrollo comercial. El desarrollo de producto está institucionalizado en el software, pero en el hardware cada pivot puede suponerte la compra de varios equipos, cambiar de laboratorio, … con lo que eso ya no es tan viable y no permite más de una o dos oportunidades de hacer el desarrollo final, cosa que no sucede en software. Ahora tenemos un laboratorio de fabricación que idealmente será una pequeña fábrica. La permeabilidad de la inversión en software es menor que en un producto industrial, porque un producto industrial al final tendrá una fábrica, empleo estable y será un producto de alto valor añadido, con lo que la importancia de los costes laborales es menor. El beneficio para el país de esa inversión en Deep-Tech es muy superior que con el software. Jimena García-Romeu: Nosotros hacemos fotónica integrada. La frontera del conocimiento científico quiere decir que interactúas con muchísimas otras tecnologías antes de llegar al producto final. Hasta que la tecnología que nosotros hacemos se convierte en un producto que da una solución a una persona, a una corporación, se requiere la integración de muchas tecnologías. Nos dimos cuenta que con dos diseños, con dos pequeñas soluciones temporales, no resolvíamos un problema que tuviera impacto en la cuenta de nadie y no tenía un retorno económico que pudiéramos proyectar. Pero esos dos diseños tenían detrás la capacidad de diseñar muchísimas otras cosas y de hacerlo de una forma combinada que nos permitiera afrontar muchos problemas simultáneamente. Muchos de nuestros mercados aún no existen. Quantum no es un mercado de ingresos, sino de inversores. Nos dimos cuenta de que, como compañía, teníamos la oportunidad de generar un entorno, que podíamos extraer un conocimiento que nos permitía afrontar muchas soluciones para distintas problemáticas fue clave para que continuáramos. La mayor dificultad a la que nos enfrentamos es el dinero. Si no hay dinero, no hay empresa. Sería mucho más fácil acceder a financiación si hubiera una cultura industrial. La falta de una industria que vaya acercando al mercado ese conocimiento es una barrera brutal para generar ese ecosistema. Meritxel Teixido: En nuestro caso es totalmente cierto. Intentamos acercarnos a las grandes corporaciones para ver si querían usar nuestros tractores con su remolque y les cuesta dar ese salto. Una de las aportaciones que podría haber, viendo mi experiencia, es que las instituciones pueden ser un pequeño acelerador, que tengan un pequeño departamento real de creación de empresas y empujar para que el sistema funcione. Daniel Pérez: Nosotros somos una empresa de sistemas de propulsión para satélites y cuando la montamos una de las cosas que nos quedó muy clara es que esa parte de yo quiero llevar mi producto al mercado hay que replicarlo muchísimo en los centros de investigación en España. No hay que centrarse tanto en la transferencia tecnológica como en que los investigadores abandonen su ciencia y monten una empresa. Quién mejor va a montar una empresa que la persona que ha creado esa tecnología y cree en ella hasta el final. Para que el Deep-Tech funcione en España tiene que haber un cambio cultural fuerte para que desde la investigación la gente se plantee montar una empresa. Manuel Espinosa: Para la inversión Deep-Tech, los inversores están un poco perdidos. La inversión se ha profesionalizado y se ha generado una serie de pautas para invertir en una serie de sectores, pero eso es algo que cambiará cuando aparezcan esos referentes que generen la aparición de más inversión. El miedo a emprender lo podríamos reducir si hay casos de éxito.
  continue reading

230 episodios

All episodes

×
 
Loading …

Bienvenido a Player FM!

Player FM está escaneando la web en busca de podcasts de alta calidad para que los disfrutes en este momento. Es la mejor aplicación de podcast y funciona en Android, iPhone y la web. Regístrate para sincronizar suscripciones a través de dispositivos.

 

Guia de referencia rapida