Rompiendo Pactos en Tu Vida, Tu Familia y Tu Descendencia

53:17
 
Compartir
 

Manage episode 321067332 series 2868931
Por contacto@iglesiaetp.com and Iglesia ETP descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Salmo 91:3.

Pacto, del latín pactum, es un acuerdo, alianza, trato o compromiso cuyos involucrados aceptan respetar aquello que estipulan. El pacto establece un compromiso y fija la fidelidad hacia los términos acordados o hacia una declaración; por lo tanto, obliga al cumplimiento de lo acordado, puede ser verbal o escrito. Hoy vamos a hablar de los pactos que hemos hecho a través de nuestra boca y que de una u otra manera nos han ligado o atado a algo o a alguien. Los pactos se establecen a través de nuestra boca o documento escrito, también pueden ser establecidos espiritualmente como son los pactos de sangre y pactos con entidades espirituales.

La Biblia nos enseña en Proverbios 13:3 y Proverbios 21:23 que las palabras que salen de nuestra boca, van íntimamente ligadas con nuestra alma y nuestros sentimientos.

En Mateo 12:36-37 la Palabra dice que cuando estemos delante del trono de Dios nos van a pedir cuentas por toda palabra ociosa que hemos hablado. Palabras ociosas que producen fruto de maldición, palabras ociosas que llevan nuestra alma a cárceles espirituales, por tal razón ese miembro pequeño que se encuentra en nuestro cuerpo produce estragos cuando lo mal usamos, en el libro de Proverbios 18:21 “La muerte y la vida están en poder de la lengua… Y el que la ama comerá de sus frutos”, por tal razón el salmista lo declaró en el libro de los Salmos 141:3

Para poder entender “el poder de la lengua” tenemos que definirla desde el punto de vista espiritual, ya que físicamente es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. Observemos la profundidad espiritual de la lengua “He aquí, ¡Cuan grande bosque enciende un pequeño fuego”, Santiago 3:5-6 y en el verso 6 la Palabra dice: "Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno”, vemos varias cosas que son importantes mirar con lupa:

  • La lengua es un mundo de maldad, contamina todo el cuerpo, es como el mismo infierno colocada en la rueda de la creación, el mal uso de la lengua es una fuerza destructiva e inmoral y al no controlarla produce los mismos estragos que un bosque incendiado; pero hay aún más: “Inflamar” en el griego es (Pholox) que se significa “Encender una llama”, la expresión “Inflama la rueda de la creación” se traduce literalmente como «la rueda del nacimiento», indicar que la vida de una persona desde el nacimiento hasta la muerte, es seriamente afectada por la lengua, “La vida de una persona desde el nacimiento hasta la muerte es afectada por lo que se dice a través de la lengua e incluso puede afectar a futuras generaciones”.

Las grandes ataduras comienzan con pequeñas puertas abiertas, y van creciendo y arraigándose al punto de convertirse en fortalezas y luego en maldiciones, estas puertas se abren por compromisos adquiridos a través de nuestra boca o a través de escritos o de actos espirituales generando un “Pacto o Compromiso” que solo ser rompe con la muerte de algunas de las partes.

Las ataduras del alma se convierten en fuente básica de vida y absorben nuestra vida y nos apartan de Dios colocándolo en segundo lugar, cualquier área en la que usted ha comprometido su alma es una atadura, se basa en engaño y ocurre cuando una relación es pecaminosa, su intención es motivada e impulsada por la lujuria y la lascivia y esto hace que algo o alguien tenga control y manipulación sobre nuestras vidas.

Las ataduras del alma se forman por medio de pactos ya bien sean verbales, físicos, emocionales, espirituales, económicos y sexuales:

  • Sexuales:. El sexo es una forma muy poderosa que el diablo usa para formar ataduras del alma que no son aprobadas por Dios. El acto sexual causa que dos se unan en uno, no solo físicamente sino que también en el alma. 1ª Corintios 6:16-18. La unión sexual ha sido diseñada por Dios por medio de un pacto entre un hombre y una mujer. Por medio del adulterio y la fornicación se forman las ataduras del alma diabólicas que vienen de la lujuria y destruye la unión que está basada en el amor y la confianza.
  • Relaciones Inapropiadas: Las ataduras del alma se forman a través de pactos realizado con personas, objetos o actividades, que se convierten en autoridades abusivas y corruptas, las cuales controlan y someten a la fuerza. “Espinas y trampas hay en la senda de los impíos, pero el que cuida su vida se aleja de ellas”. Proverbios 22:5.
  • Pactos con los muertos: Cuando un miembro de la familia o un amigo cercano muere, la atadura del alma con esa persona debe ser removida. Hay un periodo de pena y luto después de la muerte de un ser querido, sin embargo una prolongación del luto puede ser un indicativo que una atadura del alma no ha sido cortada, y el extender el luto abrirá una oportunidad para que un espíritu de tristeza, pesar y soledad entre en el alma.
  • Ataduras por la Idolatría: Muchas veces nos atamos a un ídolo por medio de un pacto hecho con nuestros labios o a través del nombre de ese Idolo o en honor al ídolo. Un ídolo es cualquier cosa que ponemos entre Dios y nosotros, un ídolo es aquello en lo que ponemos toda nuestra confianza, prioridad o valor más que en Dios.
  • Pactos Económicos, civiles, judiciales, financieros y espirituales.

ROMPE LA AUTORIDAD CON LA PERSONA CON LA CUAL TE LIGASTE, CON LA QUE HICISTE PACTO CON TU BOCA, pacto escrito o pacto espiritual a través de un acto físico en las áreas emocional, espiritual, económica y física de esa persona.

El Señor nos dió promesas para romper los pactos y las ataduras con personas, cosas, entidades civiles, judiciales, financieras, espirituales, en Isaías 61, Ezequiel 13:20-21.

319 episodios