Perlas a los Cerdos en Tu Vida, Tu Hogar y Tu Descendencia

41:49
 
Compartir
 

Manage episode 291750508 series 2868931
Por contacto@iglesiaetp.com and Iglesia ETP descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Mateo 7:6.

La palabra “santo” significa “pureza”, “separar” o “apartarse”. 1 Pedro 1:15-16 “Pero como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir, porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.” Sin duda alguna, Pedro se refiere a Levítico 20:26, el cual es la base de nuestro llamado a la santidad: “Habéis pues de serme santos, porque yo Jehová soy santo, y os he apartado de los pueblos para que seáis míos”.

La pureza es separarse de la impureza. Separación significa “NO HAY MEZCLA”.

El llamado es: “Sed santos porque yo soy santo.” No hay otra opción. Hebreos 12:14: “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” comprendemos que a menos que seamos santos, no podremos relacionarnos con Dios, porque él es santo. Esa es su naturaleza y su naturaleza no puede contaminarse con algo impuro. Así que, siendo cristianos nos hallamos chocando contra su naturaleza, por esta razón Jesús dijo: “El que no naciere de nuevo no puede ver el reino de Dios.”, Juan 3.

Tenemos que aplicar la santidad a nuestra vida personal y familiar, pues muchas veces queremos que el Señor bendiga nuestra familia, queremos que Dios nos de sus preciosas perlas de paz, de salud, de prosperidad, pero nosotros hemos llenado nuestra casa de inmundicia, y el Señor no puede ir en contra de su palabra y no dará sus bendiciones para que sean destruidas por el pecado, la maldad y la iniquidad que nosotros hemos metido en nuestro hogar. Habacuc 2:12.

  1. Violencia: Jeremías 6:6: Nuestro Dios castiga el pecado y la violencia es un pecado que no pasa desapercibido para nuestro Dios, y el Señor no promete bendiciones a las personas que usan la violencia en contra de su familia, lo que el Señor traerá castigo. Eclesiastés 4:1.
  2. Los Abusos: Ezequiel 22:11: Los abusos en la familia son temas de los que nadie quiere hablar, por temor, por vergüenza, son cerdos que tratamos por todos los medios que no se vean, que tratamos de que nadie se entere que habitan en nuestra casa. Pero tenemos que saber que aunque nadie quiera decir nada, aunque son temas que quisiéramos que nadie se diera cuenta, para nuestro Dios nada está oculto. Es muy triste y muy difícil para las personas que están siendo víctimas de abusos sexuales que en lugar de apoyo, en lugar de sentirse defendidas y protegidas, lo que encuentran muchas veces es silencio e indiferencia y muchas niñas y adolescentes viven desconsoladas, pues están sufriendo abusos en su hogar y no tienen quien las ayude.
  3. Los Vicios: Isaías 5:11: Verdaderamente que los vicios llenan los hogares de todo tipo de cosas desagradables (Isaías 28:7-8). Una persona enredada en vicios está llevando escasez a su familia (Proverbios 21;17) Dios no puede bendecir y prosperar a una persona enredada en vicios pues esa bendición se desperdicia en cosas que no aprovechan y que no traen ningún beneficio para la familia (Isaías 55:2)
  4. La Fornicación y el Adulterio: Hebreos 13:4. Muchas familias cristianas lastimosamente no pueden experimentar las bendiciones de Dios en su vida pues están viviendo abiertamente en rebeldía contra Dios y su palabra.Tenemos que comprender que aunque para la sociedad sean aceptadas o para las personas sea algo normal, pero para nuestro Dios las relaciones de fornicación y de adulterio no son agradables ni tampoco son bendecidas. Queremos ser bendecidos viviendo en un desorden moral y se nos olvida que nuestro Dios es un Dios de orden.
  5. Dar perlas a los cerdos, a los “nada que ver”, Jesus dijo en Mateo 13:44-46, tomamos el Reino de los Cielos y lo pisoteamos por nuestros deseos y pasiones, igualmente regalamos nuestra primogenitura al primer postor, recuerda lo que ocurrió con Esaú que vendió su primogenitura por algo insignificante… un plato de lentejas rojas y quedó escrito de Esaú “Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí”, Romanos 9:13, así como Sansón que vendió su santidad a una mujer Filistea y las consecuencias fueron visibles: Jueces 16:22. Explicar cada situación con la realidad que viven hombres y mujeres.
    • Los filisteos capturaron a Sansón.
    • Le sacaron los ojos.
    • Le colocaron cadenas.
    • Y lo pusieron a moler en la cárcel.

Apocalipsis 18:4-5: “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades”. Notemos que la instrucción a la cual se refiere el versículo es para el pueblo de Dios, no es para la gente de Babilonia; eso nos da la pauta a ver que existe mucho pueblo de Dios que está en Babilonia y por consiguiente el deseo de Dios es que todos puedan salir para que no sean contaminados. La exhortación es para salir de Babilonia y que haya un espacio de tiempo en el cual el pueblo que ha estado contaminándose, pueda purificarse; de otra manera, lo que podría sucederles es que alcanzaría parte de las plagas juntamente con Babilonia.

218 episodios