Enemigo Público para Tu Vida, Tu Familia y Tu Descendencia

44:54
 
Compartir
 

Manage episode 324521018 series 2868931
Por contacto@iglesiaetp.com and Iglesia ETP descubierto por Player FM y nuestra comunidad - los derechos de autor son propiedad de la editorial, no de Player FM, y el audio se transmite directamente desde sus servidores. Presiona el botón de suscripción para rastrear cambios en Player FM o pega el URL del feed en otras aplicaciones de podcast.

Jueces 6:6.

Cuando hablamos de pobreza, no nos referimos solamente a la pobreza económica, también nos remitimos a la pobreza espiritual, emocional, física y económica y ésta no es la voluntad de Dios para nosotros ni está asociada con la bendición de Dios, ni tampoco es una manera de alcanzar la plenitud espiritual, para Dios la pobreza está asociada con la maldición y esto lo vemos en el libro de Génesis 3:17-19,.

Leyendo estos pocos pasajes comprendemos lo que es la pobreza y la miseria, todos estos pasajes no son bendiciones por seguir a Dios, sino todo lo contrario, todas estas cosas son definidas como maldiciones como consecuencia de estar apartados de Dios, viviendo bajo maldición que únicamente Dios puede romper cuando nos arrepentimos y nos convertimos a Él.

Cuando leemos la Palabra en el libro de Jueces 6 nos damos cuenta que el pueblo de Israel vivía atemorizado por los Madianitas, Amalecitas, y los Orientales, quienes destruían el fruto de su tierra, les quitaban absolutamente todo, a tal punto que el pueblo estaba empobrecido. El Pueblo de Israel de lo poco que podía recoger, lo escondían en cuevas, para poder alimentarse. Todo esto ocurrió porque el pueblo de Dios comenzó a hacer lo malo ante los ojos de Dios y Dios los entregó a los Madianitas durante 7 años; Dios levantó su mano protectora, levantó su vallado y el pueblo de Israel quedó sometido a sus enemigos quienes devastaban el territorio, dice la Palabra que parecía langostas que devoraban todo el fruto de su trabajo.

Muchas veces nos ocurre lo mismo, esfuerzos perdidos, nos conformamos con lo que tenemos, dejamos a un lado todo a lo que tenemos derecho, el enemigo te roba el deseo, el anhelo, los sueños, las ganas, la visión y se manifiesta el espíritu de Madián en tu vida, tu familia y tu descendencia:

  1. Devora los frutos y tus cosechas: El fundamento de la vida cristiana es que al vivirla, al implantarla en nuestra vida, hogar y familia debemos dar fruto y fruto abundante. Trabajas, negocias, te esfuerzas pero no avanzas.
    1. Por más que trabajas siempre obtienes pocos resultados: Hageo 1: 6.
    1. Siempre estás quebrado a causa de tus deudas: Deuteronomio 28:44.
    1. Lo que ganas nunca te rinde.
    1. Te esfuerzas demasiado y nunca avanzas.
    1. El afán constante de ganar más sin poder disfrutar de tu dinero: Eclesiastés 6:1-2.
    1. Gastas y gastas y no puedes parar, no hay un control en tus gastos: Isaías 55:2-3.
  2. Devora tus años (Joel 2:25). En la misma medida que pasan los años debemos ir prosperando en todo, carácter, amor, sabiduría, conocimiento de Dios, fe, ministerio, servicio, dones, fruto, realización, finanzas, proyectos, etc.
  3. Devora tu alma (1ª Pedro 5:8). Si con algo ataca el diablo es con depresiones, angustias, afanes, temores, etc. Todo esto devora tu alma, y lo peor de todo devora tu vida espiritual, devorando tu fe, tu confianza en Dios, tu santidad.

Después de 7 años el pueblo se cansó de vivir bajo las circunstancias que vivían, y el pueblo clamó a Jehová, y Jehová se manifiesta a Gedeón, un hombre muy asustado y temeroso, escondido en una cueva lleno de temas y miedo sacudiendo el trigo en el lagar para esconderlo de los madianitas, Gedeón se sentía insignificante, poca cosa y además pobre, pero Jehová no lo veía así, sino le dijo: Jehová es contigo, Varón esforzado y valiente.

Hoy el Señor se levanta para enviar una Palabra profética para aquellos que necesitan libertad en todas las áreas de su vida: “Dios te ha sostenido y no te ha dejado, Dios te dice: Ve con esta tu fuerza y salvarás tu vida, tu familia y tu descendencia”.

Levanta tu voz y declara: “estoy cansado, estoy harto, es suficiente, me cansé de la persecución, me cansé de la opresión, del miedo, del temor, de la miseria y de la pobreza”.

Y así como el Espíritu de Jehová envistió de poder a Gedeón para guiar a un pequeño ejercito, le dio estrategia, dirección, para pelear contra una gran multitud que parecían langostas... Con la Espada de Jehová los mato, y los despojó de todos sus bienes, así también hará hoy con nosotros, el fuego de las teas, el ruido de los cántaros rotos y el sonido de las trompetas hará que nuestro enemigo público sea derribado en el nombre de Jesús.

Gedeón significa = El que destruye, el que arranca, el que arruina. Hay un Gedeón dentro de ti. Dios nos ha dado poder para arrancar, destruir, y arruinar al espíritu de Madián, Jeremías 1:9-12 “Y extendió Jehová su mano y tocó mi boca, y me dijo Jehová: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar. La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Veo una vara de almendro. Y me dijo Jehová: Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra”.

Escucha esto, si los problemas en tu vida vinieron por la desobediencia, la solución va a venir por la obediencia, asi que hoy nos levantamos y vamos por las cabezas, vamos a la raíz para derribar al enemigo público que se ha levantado contra nuestras vidas, familias y descendientes.

300 trompetas sonando, 300 antorchas encendidas, 300 cántaros quebrados, hoy el enemigo huye y la espada de nuestros enemigos contra nuestros enemigos hoy se rompe la raíz de nuestros problemas, hoy nos levantamos; esforzados y valientes porque está escrito “Como es el varón, tal es su valentía”, “El Señor señoreará sobre nosotros”… Isaías 62:8-12, por lo tanto se quiebra el pesado yugo que hay sobre mi vida, familia y descendencia Isaías 9:4.

321 episodios